martes, noviembre 23, 2010

Pero… ¿podemos conseguirlo vaciando escaños?


Cuando explicas a la gente lo que pretendemos con Ciudadanos en blanco, les cuentas lo del voto en blanco computable en forma de escaños vacíos, les dices que esos escaños vacíos se pueden conseguir a través de un partido político herramienta cuyos electos no ocupen sus asientos, al final, cuando lo asimilan, casi siempre acaba surgiendo la pregunta del millón:

¿Y qué se puede conseguir vaciando escaños?

Lo cierto es que, en principio, parece que, incluso siendo optimistas y contando con liberar algunos escaños de los parásitos que los ocupan, ello serviría de más bien poco, ya que sin diputados no se puede ni proponer ni votar esos cambios que tanta falta nos hacen.
Así que, en esta línea, la eficacia del voto en blanco computable acabaría siendo similar a la del voto en blanco “oficial”, a la de la abstención o a la del voto nulo, opciones que basan su éxito en una masiva desasistencia del electorado al sistema actual; con la salvedad, eso sí, de que siempre es más gratificante saber que, al menos, tu escaño está libre del parásito correspondiente, cosa que no puede pasar en ninguno de los otros tres casos.
Pero eso se revela, en principio, insuficiente.

Es por ello por lo que muchos descontentos se decantan por un partido nuevo o minoritario como medio para cambiar las cosas. Sin embargo, ya hemos visto lo que hace el Sistema con estos partidos: se los come con patatas. Nuestro Sistema electoral está diseñado para mantener un muy escogido –y reducido- grupo de partidos en el poder; partidos que, todos ellos, deben contar con el apoyo del poder económico para seguir ahí; partidos que, por ello, jamás van a reformar un sistema que es el idóneo para mantener su casta parásita de políticos profesionales y el poder en manos de los de siempre.
En definitiva, que así, con una miríada dispersa y enfrentada de pequeños partidos con ánimo de reforma, no se puede conseguir nada.

La conclusión a la que muchos descontentos han terminado por llegar es que sólo hay una posibilidad de vencer al Sistema: un único partido “revolucionario” que unifique y concentre todo el voto descontento –“la unión hace la fuerza”-. Para ello, tendría que tener un programa esquelético, reducidísimo, abierto a todos y enfocado en conseguir las reformas mínimas imprescindibles que harían falta para poder empezar a considerar nuestro sistema político como una democracia real.

Pero hay un pequeño inconveniente: que esta única alternativa final, realmente, no existe. Porque… ya sabemos cómo somos los españoles; en palabras de Lamparilla, “el barberillo de Lavapiés”:

Pues aquí tenéis de España
una copia y un modelo
4 hombres, 4 opiniones
si habláramos con 200, 200 partidos
todos con sus ministros diversos.
Sería pues necesario
para estar todos contentos
que hubiera en cada familia
un ministro por lo menos.


O lo que es lo mismo, es imposible que una mayoría suficiente de descontentos nos pongamos de acuerdo en sacar adelante un único partido “revolucionario”, ni en seleccionar unos pocos puntos esenciales que constituirían su programa, ni finalmente, en votarlo.
Porque unos quieren liberalismo, otros socialismo; unos centralización, otros descentralización; unos mónadas republicanas, otros democracia directa, otros simplemente un cambio de políticos; unos listas abiertas, otros circunscripción única, otros representación proporcional; unos laicidad, otros confesionalidad; unos familia tradicional, otros familia “libre”; unos una nación española, otros una nación catalana, vasca, gallega… y así seguimos, y seguimos, y seguimos…
¿Realmente alguien cree posible unificar todo eso en un único partido?

Así que, finalmente, tenemos que volver al principio: a lo de vaciar escaños. Si queremos tener una mínima posibilidad de cambiar las cosas, tenemos que ponernos a vaciar escaños… porque, por insuficiente, por inútil que pueda parecer, desgraciadamente… no hay ninguna otra alternativa.

Y además, tal vez sí que haya esperanza, tal vez, lo de vaciar escaños, pueda funcionar.
Porque, ante la imposibilidad de llevar a la práctica todas esas ideas y convicciones “imprescindibles” de los descontentos, sí se puede, en cambio, dar la posibilidad a estos de expresar una única idea, la más básica, la esencial, la fundamental: con el voto en blanco computable, vaciando escaños, se puede generar un clamor ciudadano, pidiendo, o más bien exigiendo… DEMOCRACIA. Simplemente eso, democracia. El programa mínimo posible.
Y ese clamor, potencialmente, puede ser tan poderoso como sea necesario para que la casta política no pueda ignorarlo, so pena de acabar con un parlamento semivacío e ingobernable, un sistema político roto y deslegitimado y, lo que es más importante, con una ciudadanía, mayoritariamente, en rebeldía.
Y ante esa amenaza, las cosas, finalmente, cambiarían.

17 comentarios:

Lara R. dijo...

Querido Ocol:

En Cataluña había -y creo que lo sigue habiendo- un partido llamado "Escons insumisos" que aseguraba que, de ganar, dejaría su escaño en blanco.

¿Qué pasaría si todos los escaños quedasen en blanco? ¿Caer en la anarquía es una buena solución?

En toda democracia, hay un índice de insatisfacción inevitable. Es cierto que en España, últimamente, es muy alto. ¿Pero no crees que el propio sistema ofrece mecanismos de protección?

¿Qué problemas crees que se resolverían mejor con un Parlamento vacío de escaños o lleno de escaños en blanco?

Pocomancha dijo...

La respuesta es sí, y además el ahorro para las arcas públicas sería muy significativo.

Ocol dijo...

Querida Lara, vaciar escaños debería producir algún resultado antes de llegar a esa situación de un parlamento vacío: sólo esa amenaza deberia hacer que la clase política hiciera alguna concesión a la democracia, porque en caso contrario estarían jugando con fuego... ya sabemos lo que puede llegar a pasar si dejan que este sistema político se venga abajo, que es lo que estaría ocurriendo si se llegara a una situación de parlamento vacío.
O en su defecto, si los politicos no reaccionasen, los ciudadanos deberíamos movilizarnos para echarlos, antes de que sea demasiado tarde, e intentarlo de nuevo. No hay otra solución, o al menos yo no la veo... pero me encantaría que la hubiera. Se aceptan sugerencias.

Hablas de mecanismos de protección del propio sistema. Precisamente el principal mecanismo de protección de un sistema como el nuestro es el voto en blanco, cuya misión es evitar un excesivo déficit de democracia. Pero nuestro voto en blanco está desactivado por la Ley Electoral, así que en la práctica no hay tal protección. Con Ciudadanos en blanco intentamos tapar ese agujero, proporcionar ese mecanismo de seguridad que ahora mismo no existe, un mecanismo que serviría para evitar la quiebra del sistema y todo lo que eso puede acarrear.

Por cierto, Escons insumisos Ahora es Escons en blanc, y se presenta en coalición con Ciudadanos en blanco estas catalanas.

Un saludo,

Lara R. dijo...

Si el voto en blanco consigue movilizar a los abstencionistas, bienvenido sea.

Estoy de acuerdo en el que el voto en blanco es un medio de protección del propio sistema; simplemente me preocupa que los votantes en blanco no sean capaces de reconocer el cambio una vez suceda.

El voto en blanco debe ser un mecanismo excepcional; no un cómodo reposo para los ciudadanos que no tienen ganas de votar a un partido político para permanecer puros, para no ensuciarse las manos.

Si los políticos reaccionan (y espero que no sea como anuncia El Roto en su viñeta "Si el sistema fracasa, tenemos otro igual), espero que los votantes en blanco sepan hacer lo mismo.

En todo caso, mucha suerte en las elecciones catalanas.

Un saludo,

txuri dijo...

¡ Aupa Lara ¡

¿Y yo que creo, que la ciudadana o ciudadano que se limita a votar, para que ¡alguien! Le saque las “castañas del fuego” vive igualmente en un “comodo reposo” como tu dices, al igual que aquel que se puede quedar “anclado” en el voto en blanco?

¿acaso el votar a un partido politico, tiene menos de reposo, que el votar en blanco? ¿Y si yo te dijera que desde mi punto de vista es lo mismo? Por que, ¿Dónde ves tu la diferencia?

Si te parece oportuno contestarme, (ya que igual no he interpretado bien lo que comentas ) con mucho gusto te dare mi opinión al respecto.

Un saludo

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ocol dijo...

Lara, "el cambio" no va a ser algo instantáneo y discreto que pueda pasar desapercibido. Si esta sociedad pudiera cambiar, lo haría de un modo progresivo: a la vez que creciera la reacción ciudadana en las urnas crecería también la reacción fuera, la sociedad civil pondría en marcha diversas iniciativas de resistencia-reivindicación-revolución que poco a poco irían abriendo camino a un nuevo escenario, esta vez, democrático. Si es que eso es posible.

Un saludo,

Ocol dijo...

txuri, qué razón tienes. Es fundamental que la gente espabile y deje de pensar que los politicos les van a sacar las castañas del fuego. Aquí los únicos que podemos solucionar las cosas somos nosotros mismos, los ciudadanos, y tenemos arremangarnos y ponernos a ello... en persona. Si no lo hacemos nosotros, nadie lo va a hacer, y menos un político profesional, que saben de manipular a la gente y chuparles la sangre, pero poco más.

txuri dijo...

Asi es “ocol”:

Al principio, es decir hace algún tiempo, no tenia tan claro como ahora, la importancia que podía tener el hecho de que el voto en blanco fuera computable, es mas, no veía ni la necesidad de ir a votar, ya que siempre he tenido la consciencia, de que mi voto, era el que “emitía” día a dí ( al margen de un sistema en el que no creía y sigo sin creer) con mi compromiso al servicio de aquello o de aquellos. a los que creía que podía aportar algo, en la dirección de la consecución de ese mundo mejor para todos.

Pero…….. ahora veo, que siguiendo en la misma línea de siempre, la reivindicación de esa reforma de la antidemocratica Ley Electoral, es fundamental de cara a poder avanzar hacia la consecución de “mis sueños”, ya que si el voto en blanco fuera computable, y allí donde este, puedan existir esos escaños vacíos, sin duda que me posibilitarían contar con una mayor “peso” a nivel de razonamiento y apoyo a la “pelea” que sin lugar a dudas, deberemos de llevar adelante los ciudadanos ante esas Instituciones que nos han arrebatado y acaparadas por profesionales de la política, siempre dispuestos a defender sus intereses personales, las de sus partidos correspondientes y las de las fuerzas económicas que se encuentran detrás , lógicamente y siempre en contra de los intereses objetivos del conjunto de la ciudadanía.

Pero…. otro pero jajajaja, y es que, tampoco avanzaríamos demasiado (en democracia si, por supuesto) si nos limitamos a votar cada cuatro años, y el resto nos dedicamos a “subsistir”, dado que las cosas aunque algo distintas por supuesto, llevarían la misma orientación, dado que siempre como se suele decir, habrá “un roto para un descosido” y en esa línea, siempre habría un “canto de sirena” ante la exigencia de unos escaños vacíos.

Es decir, que como me decían hace unos meses unas amigas nicaragüenses. “si ejercemos ciudadanía, construimos democracia” y desde luego, para mi. no hay otra jajajaja

Un saludo

Profundistas dijo...

Concuerdo y apoyo la idea del voto en blanco computable; es una herramienta más, no una salida. EL programa de democracia debe resistir ent odos los frentes. Las alterntivas van desde el voto en blnco computable, pasando la refomra de la ley electoral a una propuesta como la de la Renta Básica Universal, y otras ke se me pasan seguro. El tema es entenderlas y difundirlas como alternativas reformadoras de un sistema poco democrático, como unas reformas que sin otras movilizaciones(re-apropiación del espacio público, conciencia de huelga, etc.) no tendrán un real efecto de cambio social. Las movilizaciones de la gente, de nosotros, creo, ke son imprescindible para nuevamente crear una conciencia de grupo, de sociedad que alimente una soberanía realmente solidaria.

Saludos y seguid resistiendo.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo: hay que vaciar escaño, total para lo que sirven.. se ahorraria muchas nóminas millonarias, dinero que serviria para educación, sanidad, etc..

juanmanuel dijo...

En primer lugar tenemos que tener claro cual es el objetivo, la finalidad de votar en blanco, evidentemente se trata de prescindir de la casta política, pues ese es el gran problema de la sociedad, tenemos una casta política que por activa y por pasiva nos demuestra su parasitismo, su inutilidad, su elevadísimo coste, lo despilfarrantes que son y lo poco que respetan el dinero de todos, lo poco sensibles a las necesidades sociales, las intenciones pertinaces de querer robarnos al mas mínimo descuido, y parece ser que nos traicionan haciéndonos creer que respeta nuestra voluntad y sin embargo sirven a otros intereses que nos perjudican muy gravemente, tal y como se está demostrando con estas medidas anticrisis.

Apartado este sin número de vividores y chupopteros de la gestión pública, se hace necesario una alternativa, esto es importante fijarlos antes de empezar a apartarlos del poder a esta gente, y este no es otra que preparar los mecanismos para que la sociedad pueda ejercer su poder directamente, sin tener que delegar en nadie, sin intermediarios, y aquí tenemos el valiosísimo instrumento que es Internet. Hasta hace poco no se podía hacer esta propuesta, pero ahora si, por que de forma sobrada y garantizada se dispone de la tecnológica necesaria para poder ejercer una democracia directa, de participación permanente, en la que no deje lugar a dudas cual es la voluntad mayoritaria popular en cada cuestión de interés público. Con una sociedad bien informada, sin graves ocultaciones como está ocurriendo y con una información objetiva y veraz, y no tendenciosa y falseada como ocurre. De manera que cuando esto esté funcionando, a cada toma de decisión política que se haga y de cada cuestión administrativa, se le pedirá su decisión a la gente afectada por cada asunto, bien sea a nivel nacional, regional, local, etc. aquí evidentemente necesitaremos un equipo de funcionarios, técnicos, expertos en las diferentes materias que nos informaran y asesoraran sobre cada tema, publica y abiertamente (que por cierto, con un 10 por cien de los que ahora existen será suficiente) y las decisiones de cómo hacer las cosas será de la sociedad en mayoría democrática.

¿Como se llega a ese objetivo? Ineludiblemente y primero que nada apartando del poder, de las instituciones públicas a la casta política, y eso se puede hacer de diferentes formas, principalmente no votándoles. Una abstención abrumadora podría ser suficiente, pero dado que la abstención no deja claro esa intención, y se puede interpretar de muchos modos, se trata pues de dejar claro democráticamente que se vayan, que no los necesitamos, que sois un problema, no una solución, que tenemos un sistema mucho mejor. Entonces se hace necesario votar, y cabe cualquier fórmula en ese sentido: El voto nulo, el voto en blanco, el voto en blanco computable (que es votando a un partido que represente esa opción y luego deja el escaño vacío). Cualquier opción deslegitima claramente a la casta política y por tanto son validos y cumplen el objetivo. Yo me inclino por el voto en blanco, sobre vacío.
http://comunidad.terra.es/blogs/economiamundial/default.aspx

Pilar Gutierrez dijo...

Yo propondría , al menos, hacerlo en el Senado que es un organismo que no sirve por lo que mientras menos estén chupando, mejor.

Ocol dijo...

Desde luego que sí, Pilar, en el Senado es que el voto para vaciar escaños es lo único que tiene sentido, dado que es un órgano inútil que sólo sirve como retiro dorado para políticos.
Que por cierto, el último, aquí en CLM, va a ser Barreda, que ya cumplido su cometido de preparar el terreno para los recortes de su colega Cospedal, ya puede jubilarse tranquilo... en el Senado.

Ocol dijo...

Juan Manuel, el voto en blanco tendría sentido si fuera computable. Pero no lo es.

O lo que es lo mismo, yo también me decantaría por el voto en blanco... sólo si no hubiera un voto en blanco computable.

Que estas generales, al menos en Ciudad Real, lo habrá, tanto para el Congreso como para el Senado: se llamará "Escaños en blanco".

Juan Manuel dijo...

Cuando nuestro sistema está tan profundamente corrompido qué nada nos garantiza qué con nuestro voto, no elijamos corrupción, el único voto digno, es el que limpia nuestras instituciones.
Cuando nos engañan una vez, somos víctimas, cuando nos engañan, con las mismas o parecidas mentiras, una y otra vez, somos responsables.
https://www.facebook.com/notes/juan-manuel/voto-en-blanco-esca%C3%B1os-en-blanco/1065584656789358
Votar en Blanco
ESCAÑOS EN BLANCO

Ocol dijo...

Date cuenta, Juan Manuel, que cuando escribí este texto, allá por 2010, pensaba lo mismo que tú ahora: que Ciudadanos en blanco (ahora Escaños en blanco) podía servir para reclamar democracia, y que podía, tal vez, acabar extendiéndose a un porcentaje alto de la población.

Pero las experiencias están para aprender de ellas.

Y he aprendido.

Hoy pienso que ni Cenb en su momento ni Eb ahora fueron o son buenas herramientas para exigir democracia, y la prueba está tanto en la militancia actual de Eb como en los que lo votan actualmente, en su mayoría personas que no defienden la democracia, sino que su intención es vaciar escaños para fastidiar a los políticos y que estos nos traten mejor (pero sin cambiar esencialmente el Sistema) o, como ocurrió en Foixá, simplemente, por fastidiar a los de CIU, sin más objetivo que ese.

Esto es, Eb sirve para vaciar escaños.
No sirve para exigir democracia.

Además, también he asumido ya que nuestra posición es minoritaria y lo va a seguir siendo por mucho tiempo, y no tiene sentido esperar parlamentos semivacíos, al menos, en muchísimo tiempo.
Si se vacía un escaño aquí y allá, será para darse con un canto en los dientes. Aunque podría ser que ni eso se lograse.

Y por todo ello, por supuesto Eb tampoco va a limpiar las instituciones. ¿Cómo va a hacer eso?

A día de hoy, en 2015, hay dos votos dignos que se pueden utilizar para denunciar la ausencia de democracia: el voto voto en blanco o el voto nulo.
Y ni siquiera son demasiado buenas opciones para ese fin.

Por mi parte, tengo claro que los votantes en blanco, los que luchamos por la democracia, tenemos que evolucionar la herramienta electoral a utilizar como apoyo a nuestra lucha.

Necesitamos algo como esto:
http://noalregimendel78.blogspot.com.es/p/blog-page_29.html