viernes, enero 18, 2008

El voto en blanco, el voto nulo y la abstención

Como bien me han recordado en un comentario de otro mensaje, en este blog había un fallo: informar adecuadamente sobre el voto en blanco, y ya de paso, sobre las diferentes posibles opciones que tienen los disconformes en nuestro sistema político. Voy a intentar solucionarlo.

La teoría es esta:

1) La abstención
Es simplemente no votar.
Es una opción totalmente válida y legal, prevista y regulada en nuestro sistema electoral: aquellos españoles que no deseen ejercer su derecho al voto no tienen por qué hacerlo.
A la hora de hacer el recuento correspondiente para escoger los representantes de los ciudadanos en los diferentes órganos de gobierno, simplemente la abstención no se tiene en cuenta.

2) El voto nulo
Es un voto defectuoso, un voto que no cumple con las condiciones mínimas exigidas para ser aceptado como válido. Entre otros, tiene la consideración de voto nulo los votos en los que una papeleta electoral aparece con tachaduras o comentarios.
Los votos nulos se contabilizan, pero aparte de eso tampoco se tienen en cuenta a la hora de asignar los representantes.

3) El voto en blanco
Aunque ni en la Ley Electoral ni en ninguna otra parte se indica, de forma oficial, para qué sirve el voto en blanco, este se considera universalmente un voto de protesta, asociado a ciudadanos partidarios de la democracia, pero que no se sienten representados por los partidos existentes. El voto en blanco es el voto del ciudadano que quiere votar pero no tiene a quién.

Según la Ley Electoral, “se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos.

Los votos en blanco son votos “válidos”, y se contabilizan como tales a la hora de calcular el total de votos válidos emitidos. Sin embargo tampoco se tienen en cuenta a la hora de asignar los representantes, salvo por lo siguiente:
El número total de votos válidos se utiliza para calcular el número mínimo de votos necesarios para que un partido político obtenga representación en una circunscripción: en unas elecciones generales, el 3% de total. Los partidos que no obtienen al menos ese porcentaje mínimo de votos se eliminan. Los restantes partidos se asignan los representantes ignorando ya los votos en blanco y los votos a esos partidos minoritarios eliminados.

Hasta aquí la teoría. Y ahora, en la práctica... ¿qué supone cada forma de actuar? ¿Qué debemos hacer los disconformes? ¿Abstenernos, votar en blanco o emitir un voto nulo?

1) La abstención es para los que no quieren votar (de Perogrullo, je, je). Los motivos para no votar son muchos: la desidia, el pasotismo, la irresponsabilidad, el ¡qué bien se está en la playita, mejor no voy a votar!, el considerar que el resultado de las elecciones no es significativo, el rechazo a la democracia como forma de gobierno, el rechazo a nuestro actual sistema político (sea este lo que sea), y... el que cada uno quiera.
Una parte de los abstencionistas ejercen lo que llaman la “abstención activa”, es decir, utilizan deliberadamente la abstención como forma de protesta contra el actual sistema político.
El problema de la abstención activa es que es muy difícil distinguir a los que la ejercen de los demás abstencionistas. Un 50% de abstención no significa un 50% de ciudadanos que protestan. Gracias a ello, a los políticos les resulta muy sencillo excusar la abstención de muy diversas maneras: “llovió”, “hizo sol” , “la gente se fue al campo y a la playa”, “los ciudadanos sabían que iba a salir SI al Estatut y por eso no acudieron a votar”, “la confianza en nuestra democracia hace que los ciudadanos se relajen y no consideren necesario votar” (esta excusa todavía no la han utilizado pero lo harán), etc.
En definitiva, la abstención no es una forma eficaz de reflejar la disconformidad de los ciudadanos, porque no se puede cuantificar de forma clara el número de abstencionistas disconformes.

2) El voto nulo es un voto defectuoso, pero también es utilizado por algunas personas como forma de protesta. El problema de usar un voto nulo para protestar, actualmente, es parecido al de la abstención: salvo algún caso puntual excepcional muy concreto, no hay forma de conocer el número de votos nulos que son votos de protesta y el de los que son de ciudadanos que simplemente se han equivocado al votar.

3) El voto en blanco es la forma de protesta “oficialmente” aceptada en la mayoría de las naciones que tienen sistemas de gobierno democráticos (o al menos aparentemente democráticos). Aunque los motivos para votar en blanco pueden ser muchos, un voto en blanco es considerado siempre un voto de protesta y casi siempre se aceptará la intención democrática del ciudadano que emite ese voto.

Es decir, de las tres opciones, la única que refleja cuasi-inequívocamente un voto de protesta de un ciudadano demócrata es el voto en blanco.
Aunque he simplificado mucho y se podrían objetar y añadir algunas cosas a lo que he comentado, la conclusión que se puede sacar es que, a falta de un partido al que votar, en España, un ciudadano demócrata disconforme, la mejor opción que tiene para dar a conocer su disconformidad, es, en principio, votar en blanco.

El problema

Pero hay un problema. Se elija la opción que se elija, cualquiera de las tres, va a ocurrir lo mismo: no va a servir para nada.
En la práctica, ninguna de las tres opciones tiene fuerza. Los políticos se van a repartir indecentemente los escaños sin importarles cuánta abstención, votos nulos o votos en blanco hayan existido, ya que han hecho una Ley Electoral a su medida que les permite ignorar a los ciudadanos disconformes, a su abstención y a sus votos de protesta.
De hecho han hecho unas Leyes a su medida que les permiten ignorar a todos los ciudadanos, pero eso es otra historia que no viene al caso en este momento.

Sin embargo a pesar de todo la mejor opción sigue siendo votar en blanco. Los políticos no nos van a hacer caso, pero al menos les hacemos saber que están actuando contra nuestra voluntad y, lo que es más importante, hacemos saber, sin ningún lugar a duda, al resto de los ciudadanos, españoles y europeos, que queremos una democracia pero que estos políticos, estos partidos, no nos representan.

Y no es lo mismo una democracia con un 2% de disconformes (caso actual según generales del 2004), que una "democracia" con un 20% de ciudadanos demócratas disconformes claramente identificados. Un 20% de votos en blanco sería una señal muy clara de que en ese país no habría ninguna democracia (en una democracia no puede haber un 20% de ciudadanos excluidos de la misma, por definición es incompatible una cosa con la otra, pueden existir casos marginales pero no una exclusión masiva de ciudadanos).

Y saber que lo que tú creías una democracia, no lo es, es mucho. Aunque no lo parezca.

Por todo ello, hasta que no surja algo mejor, mi recomendación es votar en blanco.

Bueno... cambio de opinión: ¡Ya no recomiendo votar en blanco!
No, no me he vuelto loco. Es que ya ha surgido algo mejor: el voto en blanco computable. O lo que es [casi] lo mismo, el no-partido Ciudadanos en blanco.

Más información, aquí.


Otro día sigo.

26 comentarios:

Urioste dijo...

Buenos días,

Debe entender que el tono de mi artículo "contra el voto en blanco" debía ser más incendiario y maximalista que plenamente riguroso, más que nada porque la abstención (activa) trata de posicionarse completamente en contra del sistema actual de elección.

Entiendo perfectamente el voto en blanco, pero no le encuentro objetivamente viabilidad, del mismo modo que no la encontráis vosotros en la abstención. En realidad nos encontramos en un mismo lugar, el de querer más democracia, y el problema es como conseguirla.

"Nosotros" queremos cambiar completamente el sistema democrático, que juzgamos antidemocrático. Con nuestro voto, fuese blanco o partidista, creemos que les damos legitimidad, que se suma al total del porcentaje de participantes para que "ellos" puedan decir que ESTA democracia es legítima pues está arropada por la mayoría de ciudadanos en edad de votar, sin entrar a valorar otras cosas como el voto en blanco. Entiendo vuestro camino, pero a día de hoy lo veo complicado, ojalá no fuese así.

Con la abstención pretendemos que el porcentaje de ciudadanos que no votan sea cada vez superior y estos provoque una crisis institucional que obligue a cambiar el sistema de alguna forma. Por eso debe ser activa. Reconozco que esta táctica es igualmente poco viable pero se acerca más a una posibilidad, ya que la abstención en ciertas elecciones cobra protagonismo (como en los referendums por la constitución europea) y es posible que llegase algún día a ser mayoritaria; o no. También he de decir que es un acto maximalista y algo desesperado ante una situación complicada, no "la táctica perfecta". ¡Ojalá supiésemos como hacerlo!

El problema que le encuentro al voto en blanco es que sin quererlo ayuda a fortalecer el bipartidismo, ya que computa como voto al fin y al cabo y hace que en estas generales por ejemplo el corte del 5% para poder tener representabilidad sea más complicado de alcanzar por parte de partidos más pequeños (el vuestro u otros como UPyD o Ciudadanos que también piden reforma electoral).

La situación es complicada amigos, y creo que estamos todos en un mismo barco, pero buscando soluciones distintas ante la deriva de la embarcación. Lo lógico y sinérgico sería ponerse todos de acuerdo, eso está claro, pero ya se sabe que donde hay muchas cabezas hay poco consenso, jeje.

Un abrazo,
Diego

Ocol dijo...

Está claro que estamos en el mismo bando. A muchos votantes en blanco también les parece antidemocrático el sistema (en realidad, a cualquiera que sea capaz de analizarlo con objetividad y conocimiento le tiene que parecer antidemocrático, vote o no vote).
Y está claro que todas las opciones de actuación que tenemos son malas, ninguna ofrece viabilidad. Ya nos abstengamos, se vote en blanco, nulo o a Ciudadanos en blanco, lo cierto es que la posibilidad de éxito es remotísima. Estamos ante una oligocracia, la inmensa mayoría de los ciudadanos o bien no se han enterado (ni lo harán, teniendo en cuenta que los mandamases controlan también los medios de comunicación y la educación) o bien no les importa.
Y los cuatro gatos que estamos aquí luchando por tener democracia no nos ponemos de acuerdo, como es de esperar.

La cuestión es tratar de buscar la mejor estrategia que nos pueda además unir a todos. Partimos de puntos de vista muy diferentes, pero al menos respetémonos entre nosotros. Enfrentándonos no vamos a ninguna parte. Y yo intentaría no descartar definitivamente ninguna de las alternativas, no sea que al final resulte ser la buena...
Y, Diego, la táctica del tono incenciario no funciona, tal vez les sirva a los políticos, pero no a nosotros. No vas a convencer a ningún votante en blanco de que deje de hacerlo insultándolo.

Una aclaración: el voto en blanco no favorece a los partidos mayoritarios, es una leyenda urbana: la probabilidad de que UPyD o Ciudadanos bajen de ese 3% de los votos y pierdan un escaño, por el voto en blanco, es bajísima, y sólo puede darse, en estas generales, en Madrid o Barcelona. Y en el peor de los casos sería un mísero escaño con el que UPyD o C’s no van a ninguna parte.

En cualquier caso nuestra idea es convertir todo el voto en blanco en votos a Ciudadanos en blanco para que tenga representación en forma de escaños vacíos. No me parece una buena idea votar en blanco hoy en día. Pero respeto al que lo hace, estoy convencido de que tarde o temprano estaremos remando en el mismo barco. Y tal vez tú estés con nosotros también.

Un abrazo,

desahogada dijo...

pues a mí me gustaría que me convencieses, pero en pocas palabras si puede ser (que si no me canso de leer), de que las próximas elecciones salga yo de mi casa para ir a votar a unos tios que ni conozco y de los que no me fío un pelo. Ah! lo que te ha dicho ocol no creo que tenga razón, aquí nadie nos sentimos ofendidos...si te apetece criticar...¡pués critica!

Ocol dijo...

Hola, desahogada, no puedo convencer a nadie en pocas palabras, si tuviera esa capacidad Ciudadanos en blanco habría ganado las elecciones. Me temo que no soy tan bueno. Lo siento...
Una preguntilla: ¿te gusta la idea de que tu voto pueda verse reflejado en un escaño vacío?

desahogada dijo...

Pues sinceramente, sería lo suyo..porque nos dan la opción de no votar o votar en blanco y luego esos escaños se los reparten. Es como reirse de nosotros, no os decidis por ninguno...pues te ponemos éste ¿te vale?. Pues no tio, si no lo hubiese votado

Ocol dijo...

Exacto. Yo pienso lo mismo, por eso estoy tratando de sacar adelante esto de Ciudadanos en blanco.
¿No te apetecería participar? ¿Intentar hacer algo para que "nuestro escaño" no esté ocupado por un tipo o tipa que no nos representa?
Piénsalo. No importa que no votes. No serías la única, hay abstencionistas entre nosotros que ni siquiera han votado en blanco estas elecciones.
Pero incluso a ellos les ha parecido que merece la pena intentar pelear por este derecho a que todos los ciudadanos estemos representados, aunque sea con un escaño vacío.

k dijo...

Felicidades por el artículo. Fantástico. Aquí uno que se une a la causa (perdida)
:)

Un Tal Delaney dijo...

Un saludo.

Consultando por Internet sobre la ley electoral y, concretamente, sobre el voto nulo he llegado hasta este blog.

Símplemente quiero dejar constancia de mi opción personal (es decir, de cómo navega mi propio barco).
No pretendo polemizar, criticar o convencer. Símplemente quiero mostrar mi posición y mi opción.

He votado y votaré NULO siempre que pueda.

En las actas electorales queda constancia que YO, fulanito de tal y con DNI número cual, HE VOTADO, he participado en el juego, con lo cual automáticamente me he ganado el derecho a quejarme o protestar.

Y protesto haciendo que mi voto vaya directamente a la papelera, al igual que las propuestas de los ciudadanos (corrientes) van a la papelera de los gobernantes.


Creo que si alguien se abstiene (por el motivo que sea) no tiene derecho alguno a quejarse o protestar después.
Pondré un símil muy nuestro:

"Cuatro amigos se disponen a jugar una partida de cartas. Deciden que van a jugar al Mus. Uno de ellos quiere jugar al Tute, ya que conoce perfectamente a los otros tres y sabe que son "un poco" tramposos. Pero la partida definitivamente será de Mus (por mayoría, obviamente).
Entonces éste cuarto jugador se abstiene de jugar.
Tras buscar a otra persona para completar la partida, comienzan el juego.
El anterior cuarto jugador permanece por los alrededores de la mesa, criticando, objetando o comentando detalles de la partida en marcha o sus actuales jugadores.
También puede suceder que este anterior cuarto jugador abandone el bar (o dondequiera que estén jugando) y desde la lejanía comience a criticar, objetar o comentar detalles de la partida o de sus jugadores.
¿Qué pensaríais de él?
Está en su derecho de hacerlo, pero bajo mi humilde punto de vista no es ético ni razonable."

Respecto al voto en blanco, creo que es una pérdida de tiempo y una símple táctica de distracción.
Una puerta que (voluntariamente) los políticos y sus leyes dejan abierta al descontento ciudadano, para que crean que tienen derecho a quejarse (ya que participan en el juego).
Los partidos políticos más poderosos se ríen de los votos en blanco, ya que siempre contarán con un buen número de votos asegurados. El censo electoral permite conocer de antemano el número total de votos disponibles. Sólo es cuestión de hacer unos símples cálculos, y los votos en blanco harán desaparecer parte de su "competencia", o sea, los partidos minoritarios basados en pseudo-utopías.

"Imaginemos ahora que los cuatro amigos deciden jugar al mus o al tute.
Comienzan a jugar y tres de ellos hacen "pequeñas" trampas.
El cuarto noble jugador se percibe de ello, pero sigue jugando acatando fielmente las normas, con la esperanza de ganar alguna mano o alguna partida sólamente con buenas cartas (en caso de tener la fortuna que le toquen)."

Es una posición muy noble y muy encomiable, pero igual de inútil
y utópica, bajo mi humilde punto de vista.

Crear un partido político (o un grupo parlamentario) basado en el voto en blanco como forma de protesta, con el objeto de alcanzar representación parlamentaria (¡para dejar los escaños vacíos!) es dejar otra puerta abierta a la corrupción, a la división interna y a la propia desaparición de ese presunto partido político o grupo parlamentario.
Sólo hace falta empezar a hablar de dinero y reformas legislativas. Dinero y reformas que el propio sistema se encarga de hacer llegar a los que quieran entrar en el "juego".

Siento ser un tanto pesimista con respecto a la integridad moral de las personas, pero considero que lo importante no es buscar un buen barco grande al que subirse para remar con otras muchas personas todos en una misma dirección.
Lo importante creo que es construírse cada uno su propia buena barca, aunque sea pequeña, y entre todos formar una buena flota compuesta de millones de barcas capaz de derrotar a dos o tres grandes barcos por muy armados y protegidos que estén.

Como dijeron otros antes que un humilde servidor: "Divide y vencerás."

Los que no estamos de acuerdo en cómo se hacen las cosas estamos divididos, pero la ilusión nos hace pensar que hay que unirse para vencer.

Como dijeron otros antes que éste humilde servidor: "Este es el mundo de la ilusión. Este es un mundo ilusorio."

Si nos unimos, los poderosos nos dividirán y entonces quienes ganarán serán ellos.

Permanezcamos divididos, pero con un objetivo común, y venceremos a las fuerzas de la corrupción, la desidia y la ignorancia.

¿Qué causaría más impacto?:
¿Un Congreso de los Diputados con más de un tercio de escaños vacíos?.
No lo creo. Símplemente eso es lo que sucede todos los días allí dentro.
¿O un Congreso de los Diputados completamente vacío porque no hay votos útiles siquiera para que un diputado ocupe un mísero escaño?

Personalmente, seguiré votando NULO.


Siento haberme extendido tanto, pero estos temas no se exponen con cuatro líneas.

Como dije, no pretendo discutir acaloradamente ni polemizar.

Espero que al menos la lectura de este comentario haya sido un poco amena y sirva para que alguien en algún lugar piense un poco. Al menos piense un poco.



"Que todos los seres alcancen la Iluminación"

Ocol dijo...

un Tal Delaney:

Respecto al voto en blanco, creo que es una pérdida de tiempo y una símple táctica de distracción.
Una puerta que (voluntariamente) los políticos y sus leyes dejan abierta al descontento ciudadano, para que crean que tienen derecho a quejarse (ya que participan en el juego).
Los partidos políticos más poderosos se ríen de los votos en blanco, ya que siempre contarán con un buen número de votos asegurados. El censo electoral permite conocer de antemano el número total de votos disponibles. Sólo es cuestión de hacer unos símples cálculos, y los votos en blanco harán desaparecer parte de su "competencia", o sea, los partidos minoritarios basados en pseudo-utopías.


Todo el tinglado electoral es una táctica de distracción, ya que no hay verdadera democracia. El voto en blanco, por tanto, también forma parte de esa "distracción"… al igual que los votos-protesta-nulos.
Los partidos más poderosos se ríen de los votos en blanco, de los nulos, de los minoritarios, de la abstención… "ya que siempre contarán con un buen número de votos asegurados". En resumen, los mismos motivos que hacen ineficaz el voto en blanco invalidan igualmente el resto de las opciones.
Los votos en blanco no van a hacer desaparecer a los partidos minoritarios, estos simplemente nunca han tenido la menor oportunidad.

Ocol dijo...

Crear un partido político (o un grupo parlamentario) basado en el voto en blanco como forma de protesta, con el objeto de alcanzar representación parlamentaria (¡para dejar los escaños vacíos!) es dejar otra puerta abierta a la corrupción, a la división interna y a la propia desaparición de ese presunto partido político o grupo parlamentario.
Sólo hace falta empezar a hablar de dinero y reformas legislativas. Dinero y reformas que el propio sistema se encarga de hacer llegar a los que quieran entrar en el "juego".


Efectivamente el Sistema incentiva la corrupción, etc., de los integrantes de los partidos. Personalmente pienso que los partidos son uno de los cánceres de nuestro sistema político, y que deberían desaparecer.
Pero para cambiar eso hay que reformar la Constitución, la Ley Electoral… ¿y quién va a cambiarla? ¿Los partidos mayoritarios? Está claro que no.
El sistema está casi blindado contra la amenaza democrática, y realmente no hay nada que podamos hacer para cambiarlo. Lo de vaciar escaños con un partido político es un último recurso, desesperado y casi sin posibilidades, pero es que… ¿hay alguna otra alternativa mejor para tratar de unificar a los descontentos?
Y para reducir en lo posible los problemas de "dinero y reformas legislativas", ni una cosa ni la otra tienen que formar parte de la actividad de ese partido de vaciar escaños. Por eso Ciudadanos en blanco ni tiene programa ni debe recibir dinero alguno por dejar el escaño vacío.

Permanezcamos divididos, pero con un objetivo común, y venceremos a las fuerzas de la corrupción, la desidia y la ignorancia.

¿Qué causaría más impacto?:
¿Un Congreso de los Diputados con más de un tercio de escaños vacíos?.
No lo creo. Símplemente eso es lo que sucede todos los días allí dentro.
¿O un Congreso de los Diputados completamente vacío porque no hay votos útiles siquiera para que un diputado ocupe un mísero escaño?


Dices que permanezcamos divididos, pero sin embargo tu solución es un voto nulo masivo… y por tanto, una acción unificada de toda la ciudadanía. Es incoherente una cosa con la otra.
Está claro que la única posibilidad de cambio pasa por una acción conjunta de esa parte de la ciudadanía que no son borregos y que desea una democracia verdadera. Si se empezase a vislumbrar que esa acción conjunta podría ser un voto nulo, soy el primero que votaría nulo. Pero no creo que el voto nulo pueda ser esa acción unificadora. Vaciar escaños, en cambio, me parece más motivador.
Además la comparación en la que basas tu criterio es completamente errónea: no es posible "vaciar completamente el Congreso de los Diputados" votando nulo. De hecho, no es posible ni siquiera expulsar a un único diputado votando nulo. Léete la Ley Electoral, amigo. En cambio, sí es posible, al menos en teoría, utilizar un "partido herramienta" para expulsar diputados (en la práctica es muy, pero que muy improbable, pero es lo que hay…).

Un saludo,

Burnt Out User dijo...

Pues con todo, yo, votaré en blanco.

Ocol dijo...

Si no conseguimos presentar candidatura de Ciudadanos en blanco en mi tierra, yo también votaré en blanco, claro.

santi dijo...

Se puede completar la acción con urnas y colegios electorales vacios.Mi propuesta es mejor.Saludos republicanos.

Pacheta dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Q_Cfj4bkyhc

Anónimo dijo...

Y si formas parte de una fuerza politica(que no es otra que la tercera que se presenta en tu pueblo, NI PP NI PSOE)...colaboras en ella y digamos un 40% se mete en ella, ya que esta fuerza politica es dialogante y permite a cualquiera colaborar y se hacen dueño de ella, expulsando uno a uno a los que tenemos ilusion por trabajar y cambiar las cosas???

Se siente uno defraudado con todo y vota en blanco???

Ocol dijo...

Mejor a Ciudadanos en blanco...

Anónimo dijo...

El voto en blanco cuenta como un voto válido por lo que para obtener un escaño hay que obtener más cuanto más gente vote ya sea blanco o no.
Esto, evidentemente, perjudica a los partidos minoritarios que necesitarán que les vote más gente para sacar representantes.
Sin embargo, si sólo votaran un 20%, la deslegitimación sería evidente y clamorosa estemos en la playa o no.

Ocol dijo...

Anónimo, acabas de presentar dos falacias muy extendidas, desgraciadamente, a nivel popular.

El voto en blanco sube los votos necesarios para acceder a la fase de reparto de representantes, pero este hecho no afecta a los minoritarios en todos los casos, porque a veces se puede superar el corte pero no recibir representante alguno.
Por ejemplo, en mi provincia, Ciudad Real, en estas generales, no afecta en absoluto.

Y en los casos en los que sí puede afectar, la probabilidad es bajísima.

Hay que conocer cómo funciona la Ley Electoral para saber en qué casos afecta, y en qué medida... o bien utilizar la estadística... y el resultado es que, en la práctica, el voto en blanco NO perjudica a los minoritarios.

¿La prueba? Cítame casos concretos en los que el voto en blanco haya perjudicado a algún minoritario. A ver si encuentras alguno.


La segunda falacia es la de que esa abstención tan masiva (80%) deslegitimaría el Sistema.

El principal motivo es que esa cifra de abstención no se puede alcanzar, ya que hay más de un 20% de votantes fijos al PPSOE y Cía que mantendrán bastante más alta la cifra de participación.

Ya sabes el dicho: si mi abuela tuviera ruedas sería una bicicleta... pero no las tiene.

El segundo motivo es que la mayor parte de la abstención es pasiva, es decir, de personas que consienten el Sistema, les guste este más o les guste menos. La pasividad no deslegitima nada, es justo lo contrario. La pasividad es aceptación. Quién calla, otorga.


La única forma de deslegitimar el Sistema es a través de la acción, en este caso, votando contra el mismo. Ese trabajo lo hace el voto en blanco, pero, siendo este ineficaz, es mejor votar en blanco... pero computable en escaños vacíos.
Lo cual se podrá hacer estas elecciones, en muchas provincias, utilizando la papeleta de “Escaños en blanco”.

Anónimo dijo...

Amigo Ocol, doy por descontado que lo de falacia va de buen rollito.
Con la ilusión de aprender, por favor, respóndeme a ésto:
si hay un porcentaje mínimo para obtener escaño (3%, 5% o lo que sea), y el voto blanco se computa como válido, y aplicando la propiedad transitiva, ¿no necesitarán más votos los minoritarios para sacar un escaño cuanto más votos en blanco haya?
Por favor, convénceme de la forma más útil de fastidiar al PPsoE porque estoy deseando aplicarla.
Lo de llegar al 80% de abstención creo (tal vez ilusamente) que es cuestión de tiempo y de que la gente se vaya dando cuenta de lo evidente.
Un saludo de un adicto al LOIC.

Ocol dijo...

¿no necesitarán más votos los minoritarios para sacar un escaño cuanto más votos en blanco haya?

No necesariamente.

Sí necesitarán más votos para pasar el corte del 3% ó el 5%.
Pero pasar el corte no equivale a conseguir escaño.

En cualquier caso, la evidencia de que el voto en blanco no afecta al reparto de escaños es clarísima: no hay casos concretos que señalar.
Que yo tenga constancia, sólo uno, en unas municipales, en 2007.
No hay más perjuicio que ese en 30 años.


¿Una forma más útil de fastidiar al PPSOE? Pues mejor que la abstención, cualquier cosa... pero ya he comentado la mejor opción: vaciar escaños. El voto en blanco computable en escaños vacíos. Escaños en blanco.

Ocol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ocol dijo...

Ah, y lo de falacia... no va de buen rollito. Estás dando difusión a bulos que son nocivos a la hora de luchar contra el Sistema.

La abstención jamás va a ser la solución. El voto en blanco (o en su defecto, el voto nulo) es la vía de deslegitimar el Sistema... pero a día de hoy es ineficaz.
Tenemos algo mejor, afortunadamente. Pero no en todas las circunscripciones. En las que no va a haber papeleta de "Escaños en blanco", lo que toca es votar en blanco.

Que no digo que lo hagas de mala fe... pero es lo que hay.

Anónimo dijo...

Bueno Ocol, pués si no vas de buen rollito, sólo me queda desearte éxito en tu diarrea mental. No me parece buen método intentar convencer a la gente echándole la bronca así que, fiel a mi tradición, me quedaré en casita tocándome los guebos mientras los borreguitos van a depositar sus deposiciones en una pecera ya sean deposiciones sólidas o líquidas como tu voto en blanco.

Ocol dijo...

Anónimo, mi sobrina reacciona igual que tú cuando la regañamos.

Tiene 4 años.

Y tranquilo, no intento convencerla para que vaya a votar a nadie estas elecciones.
Ni a ti tampoco.

Sólo te explicaba las cosas. Lo que hagas con ese conocimiento, es cosa tuya...

Jose Maria Poy dijo...

La nena todavia es inocente, no como tú, que has dejado muy claro tú interés como la de todos los políticos del boto en blanco que suma al porcentaje minimo de votantes para que podais formar partido, poder i sueldo, caiga quién caiga, no teneis dignidad, ni verguenza. cualquier clase de poder sobre las persones és un crimen sobre la humanidad. Está demostrado desde que el mundo es mundo que el poder corrompe. La tierra es de todos,no de los cuatro matones armados de turno, fuera la propiedad privada o todos o ninguno, y que así sea por un mundo de igualdad i felicidad.

Ocol dijo...

José María, el problema es que sólo con declaraciones bienintencionadas no se va a alcanzar ese "mundo de igualdad y felicidad".
Desgraciadamente, la igualdad no existe, y el mundo pertenece a "cuatro matones".
Siempre ha sido así.

Creo que no has entendido lo que supone el voto en blanco computable.
No es una forma de acceder al poder o al dinero.
Sí es un intento de reaccionar contra esos "cuatro matones".
En este caso, utilizando una vía de acción, las urnas, el voto, que está siendo desaprovechada o mal utilizada.
Y por poco que pueda servir, por poca (o ninguna) democracia que pueda haber, el voto está ahí. Por ahora, lo tenemos, y podemos utilizarlo.

No usarlo es desperdiciar una oportunidad de actuar para mejorar las cosas. No usarlo es ponerle en bandeja el poder a los "cuatro matones".

Así que, ¿queremos un mundo mejor, o no?
Si es que sí, hay que currárselo.