martes, diciembre 29, 2015

¿¿¿ 400.000 votos por un escaño ???


Si dividimos los 923.133 votos que ha recibido UP-IU este 20D al Congreso, entre sus dos únicos escaños asignados, nos sale una media de 461.567 votos por escaño. Cálculo totalmente correcto.
Aunque no dice toda la verdad.
Y ya sabemos que las medias verdades suelen ser las peores mentiras.

Los dos escaños de UP-IU los ha recibido en la circunscripción de Madrid, y le han costado, cada uno, 94.633 votos. Esto es, los 189.265 votos recibidos en Madrid, divididos por los 2 escaños obtenidos en Madrid.

UP-IU ha necesitado 95.000 votos para obtener un escaño, no 400.000.


El problema no es que a UP-IU le salga caro el escaño. El problema es que los 733.868 votos que UP-IU ha recibido fuera de la provincia de Madrid, han ido directamente al cubo de la basura.

Entre ellos, los 9.801 votos de la provincia de Ciudad Real.

Así, para expresar fielmente la realidad, Garzón tendría que haber explicado este agravio diciendo:

Absolutamente TODOS los votos que UP-IU ha recibido fuera de la provincia de Madrid han ido al cubo de la basura”.

Y tal vez podría haber añadido:

Como ha ocurrido SIEMPRE en las provincias pequeñas -como Ciudad Real-: todos los votos a IU en las provincias pequeñas han acabado, en todos los procesos electorales desde el 78, en el cubo de la basura”.

Y todavía más clarificador hubiera sido añadir:

En las provincias pequeñas -como Ciudad Real-, IU jamás ha tenido la menor posibilidad de conseguir un escaño, ni la va a tener en el futuro, porque gracias a la fraudulenta Ley Electoral está lejísimos de los porcentajes de votos necesarios para obtenerlo”.

Expresándolo así, los votantes, simpatizantes y militantes de IU habrían recibido una información mucho más ajustada a la realidad de IU en nuestro Sistema electoral.
Serían mucho más conscientes, antes de las próximas elecciones, de que IU no puede sacar escaños en provincias como Ciudad Real.
Y serían mucho más conscientes de que no ha podido nunca.
Y estarían, al fin, bien informados -por su líder-.

Pero su líder no lo ha expresado así. Ni este, ni ninguno de los que le han precedido.

¿Por qué habrá sido?

lunes, diciembre 21, 2015

Así quedaría el Congreso si todos los votos valieran lo mismo

Tras el 15M, algunos medios de comunicación empezaron a informar sobre el déficit de representatividad del Congreso; y, en estas generales, sólo un día después, esta información ya está muy difundida, al menos, por la red.
¿Algo está cambiando?
Sin embargo la información que se difunde no es todo lo completa que debería ser. Siempre se olvidan de algo: dar representación al voto en blanco.
Igual la cosa no está cambiando tanto algunos creen.

Ahí tenéis cómo quedaría el Congreso si todos los votos valieran lo mismo. También los blancos y los nulos, a los que habría que asignar escaños sin ocupar.
Reparto proporcional, restos más altos.

Congreso 2015 si todos los votos valieran lo mismo
A resaltar:

1) En total, 80 escaños mal representados. 40 de más para los de siempre (sobre todo, PPSOE) y 40 de menos para casi todos los demás.

2) Este ciclo sólo 6 escaños deberían quedar sin ocupar por el voto en blanco y nulo. Han bajado. Se ha notado que la gente ha votado más a los partidos. Había ilusión. O mucha necesidad.

3) Si el PP pacta con el PSOE, entre ambos suman, por los pelos, más del 50% de los votos. Tendrían 176 escaños legitimados por esos votos. Mayoría absoluta.
Si pactan podría ser la primera vez en muchos años en que un gobierno de este país esté respaldado por una mayoría de votos
Curiosa circunstancia, si se da.
No es que espere nada bueno del PPSOE, pero que gobiernen juntos los enemigos irreconciliables podría traer algún bien. Alguien abriría los ojos. Digo yo.

Ahí va en gráfico.

Congreso 2015 si todos los votos valieran lo mismo

Los pueblos mantienen el bipartidismo en la provincia de Ciudad Real

Me ha sorprendido, la verdad. Me esperaba un escaño para Podemos y otro para C's -aunque reconozco que no he votado a ninguno de los dos-. Pero ha sido otra vez 3-2 para el bipartito.
Pensaba que, visto lo visto estos últimos años, el castigo al bipartidismo sería mayor.

Pero no ha sido así. Ciudad Real pertenece a la España conservadora, inmovilista. La de no me cambies “ná” no sea que vayamos a peor. La de más vale malo conocido.

Que no quiero con esto cargar tintas contra los manchegos. Porque no hemos estado solos. Andaluces, castellano-leoneses, extremeños y alguno más, han optado mayoritariamente por seguir con el bipartidismo. Menos que en 2011, obviamente, pero todavía por una mayoría clara.

Aunque Castilla-La Mancha tiene el honor de ser la segunda comunidad autónoma más bipartidista.

La campeona del bipartidismo, Extremadura.



Aunque no tiremos balones fuera: los primeros responsables de ello son los dos partidos aspirantes.
Especialmente, Podemos. En aquellos sitios donde Podemos ha ido junto con IU, han ganado al PSOE.

En Ciudad Real no habría sido así, pero sí habrían sacado un escaño. A Podemos le han faltado 1000 votos. A IU le han sobrado 10.000.

Si Podemos e IU hubieran ido juntos en toda España, con estos mismos resultados, serían la segunda fuerza política, con más de medio millón de votos de ventaja sobre el PSOE. Grosso modo, le habrían comido 30 escaños más al PP y al PSOE.
30 escaños tirados a la basura, es la diferencia entre ir juntos e ir por separado.

 Y ambas fuerzas políticas sabían que algo así iba a pasar.

Y pese a ello, fueron por separado. ¿Por qué lo hicieron?



Informe de los municipios de la provincia:

Ciudad Real y Valdepeñas han sido los dos únicos municipios que, tomando sólo sus resultados, habrían dado un escaño a Podemos y otro a C's.

No es que podamos estar demasiado orgullosos, porque el bipartidismo ha ganado ampliamente (62% de los votos). Pero menos da una piedra.

En la mayoría de los restantes municipios más poblados, tan sólo uno de los dos aspirantes habría arañado un escaño.

Y a medida que la población baja, en general, aumenta el voto bipartidista. La inmensa mayoría de los municipios pequeños ha dado un 0,0 a los dos aspirantes.

El campo es conservador. El campo manchego es muy conservador.

Que me ha sorprendido que, en estos tiempos, lo fuera tanto, la verdad. Parece que estemos en 1931, cuando las ciudades votaron república y el campo seguir con la monarquía.

Pero bueno, es lo que hay.

Mención especial para el municipio bipartidista 3-2 de más población para... La Solana.

Nota para los simpatizantes de IU: Hinojosas de Calatrava y Navas de Estena son los dos únicos pueblos de la provincia donde le habrían birlado un escaño al bipartito para dárselo a IU. Ni a Podemos, ni a C's. A IU.



Como curiosidad final, esta imagen de "El Mundo" con los partidos más votados de cada provincia.


¿A que se empieza a entender por qué -una buena parte de- los vascos y los catalanes se quieren salir de España?

jueves, diciembre 17, 2015

El pucherazo electoral

Ahí va un pequeño vídeo-presentación para intentar explicar de forma muy sencilla, y divertida, como se convierten los votos en escaños en España en las elecciones generales al Congreso, a la vez que se señalan los diferentes lugares donde nos escamotean la representatividad. 

Para hacerse una idea clara de para qué sirven nuestros votos y lo que podemos esperar de los procesos electorales.

Muy recomendable en estas fechas, especialmente para la jornada de reflexión de este sábado.

Que lo disfrutéis.




P.D. Mi intención es completar este vídeo con otros analizando otros aspectos de nuestro Sistema político (Constitución, partidos políticos, Poder mediático), para ayudar a conocerlo a fondo y a comprender hasta qué punto este Sistema impide la democracia en nuestro país. Y, desde
luego, con el objetivo de encontrar soluciones y salir de este pozo de miseria en el que nos han metido.

P.D.2. El vídeo es muy mejorable, lo sé. Pero este no es mi campo, hago lo que puedo. Aunque, bueno, viendo los anteriores, creo que voy superándome... ¿no creéis? ;-)

viernes, diciembre 04, 2015

El rey Sabiondón y la Unidad de la Izquierda


En cierta ocasión se hallaba el rey Sabiondón, conocido por haber heredado la sabiduría de un antepasado famoso, de visita en cierta nación mediterránea. Su colega, el rey de esa nación, no ignorando esa virtud, le invitó a presenciar cómo impartía justicia, como era acostumbrado por esos lares.
Su primer asunto le resultó familiar a Sabiondón. Un adorable bebé de rizos pelirrojos estaba sobre una mesa en el centro de la sala, y dos mujeres situadas a ambos lados afirmaban ser su madre verdadera.
La primera madre, pelirroja también -aunque de bote- exclamó: “¡La Unidad de la Izquierda es mía, siempre lo ha sido!”.
La segunda madre, que lucía una larga coleta también de color rojo -y también teñido-, aunque su pelo tenía mechones de casi todos los colores, afirmó por su parte: “¡Yo soy la que Puede, y esta niña ahora es mía!”.
El rey Sabiondón le pidió permiso a su anfitrión para resolver él la cuestión. “Sé cómo hacerlo”, le dijo, guiñando un ojo. “Tengo una vieja estrategia familiar que nunca falla en estos casos”.

Y así, el rey Sabiondón, convencido de que resolvería rápidamente la cuestión, sacó su espada justiciera, y les dijo a las madres que, ante la imposibilidad de saber quién era la verdadera, partiría a la niña en dos y les daría a cada una un trozo.

Al instante, ambas madres se pusieron a chillar desconsoladas ante la sentencia. “¡Que horror!”, gritaban una y otra vez. Sin embargo, súbitamente, ambas se calmaron y, fríamente, dijeron al unísono: “Adelante, majestad, nos llevaremos cada una nuestra parte”.

El rey Sabiondón, que no se esperaba esa reacción, se quedó petrificado. Y, ante su pasividad, las madres se lanzaron sobre Unidad y la descuartizaron salvajemente tirando de sus miembros. Y no sólo eso. Otras madres sin hijos que estaban entre el público saltaron hacia los despojos y pugnaron por conseguir algún pedazo de la niña.

Cuando todo terminó, el rey Sabiondón se fijó en una de esas madres, vestida con una camiseta con el lema “NO A LAS CORRIDAS DE TOROS”, que salía de la sala, feliz y sonriente, con una oreja y la nariz sangrantes de la finada Unidad en sus manos, mientras las acunaba y les cantaba una nana.
Y pensó: “Luego se extrañarán de que gane otra vez la derecha”.

miércoles, diciembre 02, 2015

Los escaños vacíos del Sistema

Escaños en Blanco optó por ser los escaños vacíos del Sistema. El voto protesta útil. La opción para “presionar a la clase política y a sus partidos para que se esfuercen mucho más en desarrollar su actividad con ética y respeto”.
Y el Sistema, como no podía ser de otra manera, lo ha puesto en su lugar. Fuera de Madrid y Barcelona. Y de muchos otros lugares.

Y es que no tiene sentido pretender ganar en una partida que está amañada. Sin democracia, la Banca -el Sistema- siempre gana.

Esta vez le ha bastado con la recogida de avales y con añadir dos nuevas y apetitosas zanahorias partidistas a la noria electoral. Pero la LOREG tiene muchas más barreras. Está blindada. Si no eres de los partidos del Régimen, no tienes nada que hacer. 

La estrategia debe ser diferente. La democracia sólo puede ganarse en la calle.

Y en las urnas no tiene sentido esperar victorias que no pueden llegar. El juego está amañado. Y lo único que podemos y debemos hacer ahí es denunciarlo. Deslegitimar. Debilitar.


Para luchar por la democracia, pero haciendo, en cada lugar, lo que toca.

jueves, octubre 29, 2015

Analfabetismo político

“La experiencia es la madre de la ciencia”, dice el dicho. La mejor forma de aprender algo es experimentando. Haciendo. Actuando.

Claro que la experiencia no es la única forma de aprender.

Un segundo camino, en general menos eficiente, menos eficaz, es el estudio. Aprender de las experiencias ajenas.
Para lo cual hay que tener disposición a aprender de otros, que no siempre se tiene. ”Nadie aprende en piel ajena”, reza otro dicho.
Y fundamental: para poder aprender de ellas, las experiencias de esos otros tienen que ser transmitidas de forma veraz.

Lo ideal es combinar ambas formas. Experimentar teniendo en cuenta lo que otros aprendieron -por experiencia- antes que tú.

Y por el contrario, quien no experimenta, ni estudia, en algo, no lo aprende. Y si ese algo es algo básico que afecta cotidianamente a su vida, es un caso de analfabetismo funcional.

La política no es una excepción.

Si una persona se limita a votar una vez cada cuatro años no experimenta la política. No participa. No decide. No hace.
Y si, todo lo más, se limita a consumir la propaganda -que no información- proporcionada por los medios de comunicación, tampoco aprende nada por la vía del estudio. Tan sólo memoriza lo que el Poder mediático quiere inculcarle.
Y eso es adoctrinamiento, no aprendizaje.

Quien sólo vota y consume propaganda, no aprende. Padece analfabetismo político.

Y si existe analfabetismo político, no se tiene capacidad suficiente para comprender la política, para saber por qué pasa lo que pasa, o cómo cambiar las cosas; o para tomar decisiones acertadas.
Nos equivocamos. Nos engañan.




¿Cuántas personas participan regularmente en política? ¿Cuántos, ya que no participan, al menos la estudian?

Pues por eso estamos como estamos.

martes, octubre 20, 2015

Partidos políticos: mentiras hasta en el nombre

Es de todos conocido lo de que el PSOE es como Puertollano, el partido de las dos mentiras: ni socialista, ni obrero. Como lo del partido “popular”, el cual, junto a su versión renovada, “Ciudadanos”, son patentemente los que menos sirven al Pueblo y a los ciudadanos, pues su misión es aplicar sin disimulo las políticas de las élites económicas. O esa “izquierda unida” que, cuando surge la oportunidad, se olvida de lo de la “izquierda” para pactar con los que de izquierda no tienen más que el nombre. Y qué decir del “progreso” de una organización con una filosofía patriótica obsoleta hace ya muchos años y su “democracia” con una ”líderesa” impuesta, e intocable, hasta que se han hundido al no marcar diferencia alguna.

Y luego está Podemos. El partido de unos politólogos que de sobra han sabido siempre que no “se podía” ni se iba a “poder” nunca.
Porque los que deciden quién “puede” son los grandes medios de comunicación, que pertenecen a “la Casta”: el que no sale, no gana. Así que sólo los partidos de la Casta “pueden” ganar las elecciones; y, presuntamente, Podemos no lo es.
Esto es, Podemos “podría” ganar si su misión fuera puramente estética: sustituir -sin cambiar apenas nada- a un PSOE en riesgo de venirse abajo. Pero “no podrá” si su intención es oponerse a la Casta.

Y más o menos lo mismo reza -aunque no sean partido político- para los “Ganemos” o los “Ahora sí” y derivados: en nuestros procesos electorales no se puede “ganar”, ni “ahora” ni nunca. Aunque aquí puede no ser tanto mentira como ingenuidad e ignorancia: algunos ilusos de esos lares es posible que crean realmente que pueden ganar.


¡No se pierdan este 20D la representación de otro acto más de la farsa electoral española!

martes, octubre 13, 2015

¿Te gusta la fruta podrida?

Han abierto una frutería nueva junto al portal de tu casa.
La primera vez, el frutero te vende fruta podrida.
Vuelves otra vez. La fruta vuelve a estar podrida.
Le das una tercera oportunidad. Es cómodo, tienes la tienda al lado de tu casa, quieres que la tienda funcione.
Vuelve a estar podrida.

Nadie en su sano juicio volvería una cuarta vez, ¿no? Es de sentido común.


Y sin embargo, ese sentido común desaparece cuando hablamos de política.

El frutero es el Régimen del 78.
La fruta son los partidos políticos.
Fruta podrida, una y otra vez.

Y millones de personas vuelven a comprarle fruta podrida al mismo frutero, una y otra vez.

Hay motivos para que esto ocurra, claro. Este frutero cuenta con una apisonadora mediática para hacer propaganda de su tienda. No la tiene nadie más.

Y cuenta con al menos otra ventaja fundamental. Es cómodo comprar en esta frutería. Comodísimo. Basta con echar un papelito a una urna cada cuatro años. Y a esperar sentado que otros hagan tu trabajo: gobernar, como Pueblo.
Pero no lo hacen, claro. Lo que hacen es vivir a costa del Pueblo.



Como alternativa, existe otra frutería. Pero está en el otro extremo de la ciudad. Hay que buscarla. Y no sólo eso, sino que si compras fruta allí, a veces te toca trabajar en los campos para garantizar que la fruta es buena.

Que la fruta de esta otra frutería es excelente. Ecológica. Sana.

Pero cuesta más conseguirla. Y no se menciona en los grandes medios de comunicación: la gran mayoría de la gente, ni la conoce.

Democracia directa. Autogestión. Con trabajo, esfuerzo, sacrificio. Buenos frutos.

Régimen del 78. Partidos políticos. Lo cómodo. Fruta podrida.

Dos opciones a elegir.

Tú dirás.

lunes, septiembre 28, 2015

"En democracia las cosas se resuelven votando"


O eso han dicho al menos algunos de los políticos y propagandistas del Régimen que han pasado recientemente, día sí y día también, por los grandes medios de comunicación, con motivo de las elecciones “plebiscitarias” catalanas.

Y sin embargo, estas elecciones, ¿han resuelto algo?

Han servido para contabilizar cuántos catalanes están por una opción u otra, desde luego. Y eso ya es algo. Pero no han resuelto la cuestión independentista, que era de lo que se trataba: los ganadores no han obtenido mayoría suficiente para una declaración unilateral de independencia.

Sin embargo, a la vista de los resultados, se podría llegar a un resultado más concluyente, con otra votación. Un referéndum que forzara a los catalanes a posicionarse mayoritariamente en una opción u otra: independencia o inmovilismo; que es lo que, a día de hoy, pueden decidir los catalanes unilateralmente. O se podría esperar a ver si cambia el gobierno en España y se abre alguna otra posibilidad intermedia.
Pero, sea como fuere, en unos meses, se podría conseguir una mayoría ciudadana en un sentido u otro.

Pero, ¿hasta qué punto eso resolvería la cuestión?

A la vista de los resultados de este “plebiscito”, cualquier decisión que se tomara, por mayoría, dejaría a una gran parte de la sociedad catalana enormemente descontenta. Una puerta abierta a futuros problemas. Pan para hoy y hambre para mañana.

Mala forma de resolver esta cuestión, votando.

Y no, en democracia, las cosas no se hacen así. Las cosas no siempre “se resuelven votando”.

En democracia, votar -y decidir e imponer por mayoría- es una herramienta que tal vez no podamos evitar utilizar, pero no es la única ni la definitiva. Y es un último recurso. Cuando no queda otra opción mejor.

El valor de la democracia viene del respeto al conjunto de la ciudadanía. Del acuerdo. De la búsqueda de grandes consensos entre los ciudadanos, para que las decisiones que se tomen sean lo menos lesivas posible. De evitar la imposición allá donde es posible el acuerdo.

Y, en una democracia plena -ideal-, siempre, siempre, es posible el acuerdo.

Aunque en la vida real, por desgracia, a veces habrá que aceptar alguna imposición no consensuada, tomada por mayoría. Pero tienen que ser las menos veces, y tratando de alcanzar el máximo consenso.

A más imposición, menos democracia.

P.D. Un país donde los procesos electorales son una confrontación para conseguir mayorías suficientes para imponer la voluntad de unos a los otros, no es un país donde se valore, y se practique, la democracia.

En ese país, como no puede ser de otra manera, votar resuelve -cambia- poca cosa.

martes, julio 28, 2015

Elecciones plebiscitarias (y II)

En el texto anterior comentaba mi posicionamiento parcialmente favorable con la estrategia de las elecciones plebiscitarias catalanas de CDC y ERC.

Lo cierto es que ni Mas ni Junqueras han inventado esto de las elecciones plebiscitarias “a la contra”. Es algo que ha estado ahí siempre, desde el momento en el que algunos tomaron conciencia de que lo de la representación de los ciudadanos es un camelo. Y más si hay partidos políticos de por medio.

Por mi parte, he pasado los últimos 10 años intentando promover -sin éxito, por desgracia- otras elecciones plebiscitarias, con una candidatura de los escaños vacíos, para expresar una denuncia ciudadana de ausencia de democracia y, por tanto, para expresar el rechazo a nuestro actual Régimen político.

Un plebiscito no por la secesión, sino por el reseteo del Sistema político, por la elaboración de una nueva Constitución -esta vez directamente por el Pueblo-, que nos permita poner en marcha un Sistema político realmente democrático en el que los ciudadanos de a pie podamos protegernos eficazmente de los abusos de los poderosos.

Que en realidad para eso vale una Constitución.


Voto  "Lo llaman democracia y no lo es"
(voto nulo en nuestro Sistema Electoral)

Que ya sé que es una opción de voto que está lejísimos de ser mayoritaria en unas elecciones: tal vez, por una parte, porque la tortilla española del siglo XXI es posible que ande algo más escasa de huevos que la griega; pero, sobre todo, porque lo que falta es conocimiento.

Difícilmente vas a poder hacer una tortilla decente si no sabes ni lo que es una tortilla.

Y en España la mayoría de la gente, por no saber, no sabe ni lo que es la democracia.
Y así difícilmente te vas a dar cuenta si no la tienes.
Esa es la idea, claro, por eso llevan más de 35 años contándonos milongas por la tele.

El cualquier caso, pese a todo ello, esta opción plebiscitaria de voto antisistema serviría, al menos, para deslegitimar, un poco, nuestro Régimen político, al permitirnos transmitir el mensaje de que una parte de la ciudadanía lo rechaza por no ser democrático.

Que algo es algo. Por fin habría una opción de voto ligerísimamente útil.



P.D. Igualmente sería una opción de voto plebiscitario la de una candidatura que se presentara a las elecciones no para gobernar, sino con un único punto en el programa electoral, el de poner en marcha un nuevo proceso Constituyente en caso de ganar las elecciones.
Que tal vez algunos de los que se las dan de revolucionarios deberían tomar nota de esta opción.

P.D.2 Si alguien quiere unirse al selecto y exclusivo club de los idealistas utópicos que estamos por construir una democracia real y consideramos que tenemos que sacar adelante una opción antisistema en esta línea, que se ponga en contacto conmigo.

Pero, ojo, que nadie se haga ilusiones, en este momento somos tan pocos que, por ahora, no podemos hacer prácticamente nada.
Ni una mísera tortilla.
Eso sí, si alguna vez podemos cocinar esa tortilla, esta será 100% huevos... y democracia. ;-)

jueves, julio 23, 2015

Elecciones Plebiscitarias (I)

Otra vez andamos a vueltas con lo de la independencia en Cataluña.
Ahora, Convergència y Esquerra Republicana se han sacado de la manga lo de las elecciones plebiscitarias, esto es, que se presentan a las elecciones -en teoría- no para gobernar, sino para, de salir elegidos, iniciar un proceso secesionista.

La verdad es que la idea es buena.


Y dejan la decisión de si SÍ o si NO en manos de los ciudadanos catalanes. Como debe ser en democracia.

Hasta ahí, por mi parte, chapeau. Bueno, parcialmente: hay cosas que deberían ser de otra manera, pero no se pueden pedir peras al olmo.

La verdad tengo mucha curiosidad por saber qué van a decir los catalanes; por ver, para empezar, si la tortilla catalana tiene tantos huevos como la griega, como cuando, en el reciente referéndum, estos le plantaron ese pedazo de “OXI” a la Troika.


Pero mucho me temo que, aunque la tortilla catalana tenga suficientes huevos, ni Mas ni Junqueras van a estar a la altura. En mi opinión, ambos dirigentes, de ganar, se “marcarán un Tsipras”*: marearán la perdiz durante varios meses para, a la hora de la verdad, volverse con el rabo entre las piernas y transmitir a los catalanes que no es posible -no les dejan- hacer lo que prometieron hacer.

Incluso podría intervenir de nuevo la Troika para, como a Tsipras, ponerle los puntos sobre las íes a los díscolos dirigentes catalanes: en el Régimen totalitario neoliberal en el que vivimos, los súbditos no deciden; no hay referéndum ni plebiscitos que valgan; el dinero manda, el pueblo, obedece.

O sea, que hay que hacer las cosas por la vía que marca el Régimen y, si esa vía es claramente una vía muerta, o sencillamente, no hay vía, ajo y agua.

A ver si nos creemos que vivimos en una democracia.



* “Marcarse un Tsipras”:

1 Dícese de la actuación de un político o representante que pregunta a sus representados cuál es su posición para, a continuación, reunirse con los mandamases y aceptar lo contrario de lo que le han comisionado sus representados.
Incluye la presunción de que ese político o representante nunca tuvo intención de cumplir con su obligación de representante, sino que siempre fue un fiel servidor de los mandamases; que hizo el teatro correspondiente para hacer creer a sus representados que luchó ferozmente por sus intereses.

2 Acción que da lugar al reproche [en manchegurrio]:
“¿Y si ya lo tenías decidido, pa qué preguntas?

jueves, julio 16, 2015

¿Qué es lo que impide la unión de “Ahora en común” y Podemos?


Creo que todos tenemos claro que los resultados electorales serían mucho mejores si se presentara una única candidatura de unidad popular. En mi opinión, los resultados de estas últimas municipales-autonómicas lo demuestran claramente.

Además, en las Generales, si van por separado, un buen número de escaños de provincias pequeñas, gracias al efecto perverso de las circunscripciones, se mantendrán en manos, bien de PP, bien del PSOE.
Si van juntos, la candidatura única conseguirá esos escaños.

Y además, es de esperar que muchos votantes del PSOE cambien su voto a la candidatura de unidad popular por las expectativas e ilusiones que esta va a generar. Unas expectativas e ilusiones que por separado van a ser mucho menores.

¿Por qué entonces no se han unido, si conviene a todos?

Por mi parte veo dos motivos, uno menor, otro mayor. Ambos tienen que ver con los intereses personales de los cabecillas de ambas facciones.

El menor es el control. Y me explico:

Últimamente se ha inducido a creer a los ciudadanos que las primarias abiertas son la maravilla de las maravillas en cuanto a democracia interna se refiere. Pero no es así, y los cabecillas lo saben. Saben que las primarias las gana quien las controla.

Si Podemos se integra en Ahora, y Pablo Iglesias participa en igualdad con otros en unas primarias gestionadas por otros... es posible que no las gane. Y Pablo está ahí para ser el Number One. Es el Líder Supremo, y no admite que nadie le robe ese puesto.
Y si no es él, podría ser alguno de sus leales, que están ahí, apoyándole, y se podrían quedar sin su poltrona.

De la misma forma, si los cabecillas de IU, EQUO, etc., se integran en Podemos -que también se autocalifica de candidatura de unidad popular-, saben que muy posiblemente muchos de ellos no van a rascar bola en las primarias organizadas por el equipo de Pablo Iglesias.

Las primarias las gana quien las controla.

Así que, si van por separado, se garantizan al menos el control de sus primarias respectivas, y los cabecillas aumentan sus posibilidades de pillar poltrona (aunque en total haya menos poltronas a repartir).

Pero para mí este es el menor de los motivos, porque, aunque sea complicado, podrían haberse puesto de acuerdo para repartirse los sillones.
Hay otra barrera más importante.

El problema principal de unirse en una única candidatura es que... podrían ganar las elecciones. No por mayoría absoluta, pero sí ser la lista más votada, y gobernar con algún apoyo (por ejemplo, el PSOE).
Y eso es malo.
Porque no tienen la menor intención de entrar a fondo en los problemas que tenemos en España.

Syriza nos acaba de demostrar cómo funciona el Sistema. De boquilla, mucho, pero a la hora de la verdad, bajada de pantalones y lo que diga el amo.

Y si aquí ocurre lo mismo, que ocurriría, y ganan las elecciones, y no cumplen, muchos de sus votantes se sentirán estafados. Y no les volverán a votar.
Con lo que las carreras políticas de muchos de esos cabecillas estarían finiquitadas. Algunas apenas iniciadas.

Ese peligro se reduce no ganando las elecciones. Asumiendo un papel de, como mucho, socios del PSOE -obligados, para que no siga el PP, ojo-, pero sin asumir la responsabilidad, y con ello, librándose de parte del desgaste que supone gobernar y no cumplir.
Así algunos se garantizan carrera política para unos cuantos años más.

Y para no ganar las elecciones, lo mejor, ir por separado.

Y en ello están.

miércoles, julio 15, 2015

Ciudad Real: el “Consejo de Ciudad” de IU-Ganemos y Ciudadanos



Ambas propuestas son la misma bazofia que había con el PP, pero con tropezones -y muy pequeños-. Esto es, el mismo paripé inútil que sólo sirve al gobierno local para dotarse de algo más de una aparente -y falsa- legitimidad democrática.

Y es que tanto IU, Ciudadanos, PP y PSOE están de acuerdo en lo esencial. Con matices -ornamentales- que expondré a continuación, todos ellos:

1. No quieren ver ni en pintura a los ciudadanos que pretenden ejercer sus derechos políticos directamente, sin representantes.

Así que nos venden una “participación ciudadana”, pero sin ciudadanos. Un Consejo de representantes. Con más representantes que antes, eso sí.

Cuando la participación ciudadana es necesaria precisamente porque la representación no está funcionando.

2. No quieren que los ciudadanos decidan.

Y nos venden un Consejo consultivo que básicamente se dedica a proponer cosas, y poco más: el Consejo, propone, la alcaldesa, dispone.

Sin embargo, en democracia, los ciudadanos no sólo proponen, también deciden. Pero no es así en este Consejo tan “participativo”.

¿Cuáles son los tropezones?

1. IU-Ganemos propone que puedan asistir ciudadanos, pero sin voto.

Pregunta: ¿por qué en las asambleas de la plaza podemos votar y aquí no?

2. Ciudadanos propone que puedan asistir cinco ciudadanos con voto, escogidos por sorteo y alternancia.

Ah, ciudadanos escogidos por sorteo y alternancia: eso ya me gusta más. Es algo que va sonando a música celestial, digo, a democracia.

Pero... ¿sólo cinco? ¿Para que sean una minoría irrelevante en el Consejo?
Un Consejo participativo debería estar compuesto íntegramente por ciudadanos, el 100% de los miembros.
Pero bueno, como no se pueden pedir peras al olmo, podríamos aceptar ser menos, tal vez la mitad: el 50%, como mínimo. Pero cinco es ornamento. Minúsculos tropezones.

Y además... ¿por qué se limita el número de ciudadanos y no el de representantes de asociaciones?
Por la misma regla de tres que sólo admiten cinco ciudadanos, ¿no deberían admitir sólo cinco representantes de asociaciones, escogidos por sorteo y alternancia?

3. IU-Ganemos propone que el Consejo elabore los presupuestos.

Cosa que estaría muy bien si en el Consejo hubiera ciudadanos -con derecho a voto-. Pero no los hay.

Y depende mucho de cómo se elaboren los presupuestos. Si se hacen con referéndum como los que propuse en este texto, la cosa podría estar bien. Pero si se trata de un “yo me lo guiso, yo me lo como” del Consejo, como es presumible, será más de lo mismo.
Y además, cuidado porque puede invadir las competencias de las asambleas de barrio (que todavía no se han creado -¿cuándo las veremos en marcha?-), que deben elaborar su propio presupuesto barrial sin interferencias del Consejo.

En fin, podría seguir, pero como siempre, ya me extiendo demasiado. Para hacerse una idea, esto vale: misma bazofia, pero con tropezones.

Mismos perros, distintos collares.

domingo, julio 12, 2015

Propuesta Completa de un Modelo Local de Participación Ciudadana


A continuación expongo una propuesta de un modelo de participación ciudadana a nivel local para un municipio como Ciudad Real.

Está pensado teniendo en cuenta las circunstancias locales, esto es, principalmente, la escasa praxis participativa de los vecinos y la escasa cultura participativa que hace que la demanda de participación ciudadana directa sea todavía minoritaria.

También tiene en cuenta otras experiencias de participación de las que he tenido conocimiento, tanto en el municipio de Ciudad Real, como en otros, que han sido, todas ellas, un completo fracaso.

Estas circunstancias imponen limitaciones, necesarias hasta que los vecinos de Ciudad Real adquieran suficiente experiencia participativa y madurez política para superarlas y adoptar modelos más ambiciosos en cuanto al nivel de participación.

Por último, también se contempla la poca voluntad de los gobiernos locales de poner en marcha Sistemas realmente participativos, por lo que en esta propuesta hay requisitos imprescindibles para garantizar, en lo posible, que el sistema de participación ciudadana no sea otro paripé más para dotar de un disfraz de legitimidad democrática las decisiones del gobierno local de turno.

Esquema de Modelo Local de Participación Ciudadana
1) Toma de decisiones: Referéndum generales.

Posiblemente el referéndum es el mecanismo más básico de participación ciudadana. Pero para que funcione hay que hacer las cosas bien, porque no todos los referéndum son democráticos ni útiles para la ciudadanía.
Propongo que la forma principal de toma de decisiones sean referéndum periódicos, que deberán cumplir estos requisitos:

1. Serán vinculantes. Lo que los ciudadanos decidan, se hace.

2. Periodicidad anual, para permitir a todos los vecinos ir entrando, poco a poco, sin grandes exigencias, en la dinámica participativa.

3. Contendrán múltiples cuestiones, en general, por simplicidad, a responder “SI” o “NO”.

4. La fecha para celebrarlos será poco antes de la elaboración de los presupuestos, puesto que las decisiones de los ciudadanos configurarán en gran medida dónde se destinarán los recursos económicos municipales.

5. Deben llevar asociado, de antemano, un presupuesto participativo, exclusivo para las decisiones que se tomen en los referéndum.
Podría comenzarse con un 5% del presupuesto total municipal, a repartir entre barrios y asambleas sectoriales, e ir incrementando un 5% anual, hasta llegar, con el tiempo, a la situación ideal: cubrir la totalidad del presupuesto municipal de forma participativa.

6. Incluirán también preguntas no vinculadas necesariamente a partidas presupuestarias, por ejemplo, normativa local, posicionamiento del municipio ante determinados asuntos, revocatorio de algún cargo que no esté haciendo bien su trabajo, etc.

7. Las cuestiones las podrán proponer alcaldía y concejales libremente, pero también los ciudadanos.
Para evitar un uso irresponsable, cada propuesta ciudadana deberá ir respaldada por un pequeño número de firmas, 100 a lo sumo. No más, porque la cuestión no es poner trabas imposibles a una participación ciudadana ya de por sí especialmente difícil en municipios como el nuestro.
Y por supuesto, el ayuntamiento contribuirá colaborando en la recogida de firmas, habilitando puntos permanentes para ello (si es posible, también virtuales), durante tiempo suficiente (mínimo un mes).
Todas las propuestas, tanto las que han conseguido las firmas como las que están en ello, deberán estar publicadas en un sitio bien accesible tanto en la web municipal como en el lugar o lugares físicos de recogida de firmas.

8. Podría ocurrir fácilmente que los vecinos validaran propuestas que requirieran de más recursos económicos de los disponibles. En tal caso, las propuestas se cubrirían por orden, de mayor a menor apoyo ciudadano (votos a favor menos votos en contra). Así, habrá propuestas aprobadas en el referéndum que no puedan ejecutarse por falta de fondos, pero la decisión de cuales descartar la tomarían los ciudadanos en el referéndum, no los políticos (cuya misión, en democracia, no es decidir qué hacer, sino ejecutar la voluntad de los ciudadanos).


2) Toma de decisiones a nivel de barrio: Referéndum barriales.

Las cuestiones no generales, que afecten a los barrios individualmente, se decidirán en referéndum a nivel de barrio. Deberán cumplir los mismos requisitos que los referéndum generales.


3) Gestión, supervisión, control ciudadano: Asambleas de barrio y sectoriales.

Las asambleas servirán, sobre todo, para supervisar y controlar que el ayuntamiento cumple con la voluntad de los vecinos expresada en los referéndum, tanto en los barriales como en los generales.
Y, si así se decide, también podrá servir para ejecutar esa voluntad, por ejemplo, haciéndose cargo del presupuesto asignado y gestionando la realización de los proyectos elegidos.

Esto es, las asambleas serían una especie de órgano gubernativo, pero a nivel de barrio o de sector (”Medio Ambiente”, “Urbanismo”, “Cultura”, etc.).

¿Qué requisitos tienen que cumplirse para que las asambleas hagan este trabajo?

1. Deben ser soberanas en el ámbito de sus competencias, esto es, el gobierno municipal no puede tener potestad para aprobar o rechazar las decisiones y actos de estas asambleas. Tampoco para decidir quiénes pueden o no formar parte de ellas o qué modelo organizativo deben utilizar.

2. Deben contar con personal funcionario asignado dependiente de ellas mismas, exactamente el mismo personal que sería necesario de todas formas pero que en alternativamente dependería jerárquicamente del gobierno municipal.

3. Deben contar con un espacio propio permanente -y suficiente- para cubrir sus necesidades.

3.1. Incluyendo los espacios necesarios en la web municipal, tanto para emitir información directamente como para interaccionar virtualmente con los vecinos. Máximas transparencia y participación.

4. Su modelo organizativo (Estatutos), decidido por ellas mismas y no por el gobierno municipal, deberá ser aprobado en referéndum en el propio barrio.

5. Y, naturalmente, deben funcionar de forma democrática. Para ello:

5.1. Las integrarán ciudadanos a título individual: ni asociaciones, ni partidos.
Esto es, participación ciudadana directa frente al modelo representativo que es precisamente el que está fallando.
Presuntos representantes ya hay en el Pleno. En las asambleas, ciudadanos.
Sin embargo, se esperará de los miembros de las asambleas que actúen teniendo en cuenta los intereses colectivos (de TODOS los vecinos del municipio o del barrio).

5. 2. Los miembros de las asambleas se escogerán por sorteo entre los voluntarios que se presenten: si siempre ocupan los puestos los mismos, la participación no es ciudadana; es de los de siempre.
Mientras haya voluntarios de sobra, nadie podrá repetir presencia en una asamblea, sea la misma o distinta, sea sectorial o de barrio.
Sólo en caso de falta de voluntarios podrían repetir presencia las mismas personas, pero siempre teniendo en cuenta que los que hayan integrado menos asambleas tendrían prioridad sobre los que hayan integrado más. El sorteo resolvería los empates.

5.3. El número de miembros de la asamblea estará limitado: por sugerir unas cifras orientativas, entre 10 y 20 personas.
Menos aumenta el riesgo de actuaciones interesadas (es más fácil corromperse). Más, de ineficiencia.
Naturalmente, todas las sesiones serán abiertas, pero el número de miembros “currantes” de la asamblea debe ser limitado.

5.4. Habrá una elevada rotación: como máximo cada 6 meses se renovarán completamente sus miembros. La participación debe alcanzar al mayor número de vecinos posible.

5.5. Habrá una retribución económica para los miembros de las asambleas, en reconocimiento al trabajo que estos van a realizar para la comunidad.
Esta retribución será modesta (no se entra en política para ganar dinero): se podrían asignar 200 € mensuales a cada miembro (asumiendo 10 horas semanales de servicio a la comunidad, son 5 €/hora, 4 veces menos que lo que cobra uno de nuestros actuales concejales).
Esto es, una asamblea de, por ejemplo, 15 miembros, costaría 3.000 € al mes, menos que uno de los concejales liberados. Y sacaría mucho más trabajo (150 horas semanales frente a 40).

5.6. Las decisiones se tomarán, siempre que sea posible -y debería serlo la gran mayoría de las veces-, por consenso, por lo que siempre deberán estar justificadas y argumentadas. Excepcionalmente, cuando el consenso no sea alcanzable, se recurrirá a la votación por mayoría simple.

5.7. Todas las decisiones tomadas podrán ser revertidas por asambleas posteriores: esto es, nada de esas aberraciones antidemocráticas de contratos de 25 años con indemnización por cancelación.

5.8. Se habilitará un sistema de revocación conjunta de la asamblea: si al menos un tercio del total de miembros establecido para la asamblea así lo solicita, la asamblea se disolverá y renovará completamente.
Para todos los miembros salientes, hayan estado un día o 5 meses, constará como si hubieran completado un mandato completo, a la hora de volver a plantear su presencia en esta u otra asamblea del municipio.

El motivo de este revocatorio por la minoría es protegernos de un funcionamiento normal basado en “asambleas tóxicas” que por sistema toman decisiones por mayorías simples ajustadas, esto es, sin buscar el consenso -ni, en consecuencia, el interés común-.
Así, si un tercio de los miembros es ignorado sistemáticamente, estos pueden unilateralmente disolver la asamblea, perdiendo ellos mismos su puesto.
Igualmente pueden actuar si, ante una decisión especialmente importante, la asamblea intenta tomarla sin suficiente consenso.
Nadie garantiza que la siguiente asamblea salga mejor... pero, al menos, serán otras personas distintas las que estén ahí.

Para evitar un sabotaje -partidista- deliberado utilizando esta opción, se inhabilitará para la cuarta asamblea si ha habido tres revocaciones consecutivas.

Esta opción “de seguridad” no sería necesaria con una ciudadanía solidaria y madura políticamente, pero hasta que llegue ese momento hay que actuar de acuerdo a nuestra realidad.




ANEXO: ¿Por qué los requisitos de limitación de número de miembros, sorteo y elevada rotación?

Si utilizamos asambleas con número ilimitado de miembros, la experiencia nos dice que van a ocurrir cosas como estas:

- Una vez establecidas las normas de funcionamiento, a la primera sesión podría acudir muchísima gente. Todos querrán hablar, todos querrán proponer, y no habrá tiempo para ello. Casi ninguno se habrá mirado el orden del día ni las normas de funcionamiento, con lo que los incumplimientos serán constantes, junto a las interrupciones, las protestas, etc. La gente saldrá cabreada y no volverá más.

- También podría ocurrir que, a las primeras sesiones, acuda mucha gente, pero que vayan perdiendo el interés (al ver el caos y la ineficiencia, o simplemente porque sobra gente para realizar las tareas) y cada vez acudirán menos, hasta que al final queden cuatro que serán los que acaben yendo siempre, con lo cual se perderá la participación ciudadana, que es precisamente lo que se busca.

- La gente acudirá únicamente a las asambleas a ver “qué hay de lo mío”, esto es, interesadas por algún asunto particular que se trata en ellas. Esto fomenta la participación egoísta, basada en intereses particulares, que es también otra de las malas praxis que nos han llevado a esta situación que estamos viviendo. De lo que se trata es de educar en la participación cooperativa, donde se trabaja por los intereses colectivos, esto es, para el bienestar de TODOS los vecinos.

- Especialmente, partidos políticos, sindicatos, u organizaciones similares, movilizarán sus recursos (humanos y económicos) para tratar de conseguir las mayorías en las asambleas y controlarlas en beneficio propio o, en caso de no poder, sabotearlas.

- Al ser algo abierto, “de gratis”, que parece que se puede participar con sólo desearlo, habrá gente que acuda sin preparación, sin informarse de lo que se va a tratar, y en consecuencia, participará (opinará y votará) irresponsablemente, sin conocimiento suficiente. Y se tomarán malas decisiones.

- Además, estas personas no preparadas ni informadas son fácilmente manipulables por otras con altas habilidades sociales u oratorias (especialmente pertenecientes a partidos políticos), lo que de nuevo llevará a tomar malas decisiones y a que las asambleas caigan bajo control de unos pocos sujetos.

En definitiva, que en las asambleas necesitamos personas comprometidas, honestas, que trabajen por el interés colectivo, bien preparadas e informadas tanto sobre los asuntos a tratar como sobre el funcionamiento de la propia asamblea.
Es decir, participación ciudadana responsable y de calidad.
Conseguir eso en asambleas abiertas es, a día de hoy, absolutamente imposible. Y no sólo en Ciudad Real, en casi toda España. La ciudadanía debe educarse en la participación. Y eso lleva tiempo.

En definitiva, el sistema propuesto de limitación de número, sorteo y elevada rotación nos permite aumentar las posibilidades de conseguir esa participación de calidad, que la gente vaya aprendiendo a utilizar responsablemente la democracia, a la vez que conseguimos maximizar el número de personas que participan directamente en el mayor grado posible. 

¿Cómo lo logramos?

La limitación de número de miembros:
- Permite funcionar más eficaz y eficientemente que en una asamblea multitudinaria.
- Otorga importancia al puesto de miembro de la asamblea: sólo unos pocos pueden acceder a esa responsabilidad en cada momento.
Así se enfatiza que participar en las asambleas no es algo baladí, es un servicio importante para la comunidad que hay que desempeñar responsablemente.

El sorteo:
- Nos iguala a todos: abre las asambleas a todos los ciudadanos por igual, sin discriminar ni favorecer a nadie.
Como siempre debe ocurrir en una democracia.

El sorteo y la rotación elevada:
- Reducen el riesgo de que personas hábiles socialmente y/o respaldadas por unas siglas u organizaciones acaparen el poder en las asambleas para beneficio propio o de esas organizaciones.
- Posibilitan que una gran mayoría de vecinos asuman la responsabilidad de ser miembro de una asamblea, al menos, en una ocasión. Esto es, las responsabilidades públicas, se comparten entre todos.
- Permiten que todos asuman que si se toman decisiones interesadas, estas pueden ser anuladas rápidamente por la siguiente asamblea (donde habrá otras personas distintas, escogidas aleatoriamente), con lo que es más difícil que sea rentable participar en las asambleas para beneficiarse personalmente: eso aumentará la probabilidad de que los voluntarios que se presenten lo hagan teniendo en mente el interés colectivo antes que el propio, e igualmente, de que los miembros de las asambleas sean personas honestas.





Esta "Propuesta Completa de un Modelo Local de Participación Ciudadana", en documento, aquí.

sábado, julio 11, 2015

Funcionamiento democrático de asambleas de barrio y sectoriales

Uno de los requisitos fundamentales que deben cumplir las asambleas de barrio y sectoriales en un sistema de participación ciudadana local digno de ese nombre, es ser democráticas.
Por desgracia, en nuestro país, en aquellos lugares en los que se han creado foros, asambleas, consejos, mesas de participación, etc., en general han sido un completo desastre.

La razón principal es la falta de costumbre de los españolitos de a pie en cuanto a praxis democrática. Es la herencia de tantos años de dictadura (1936-2015) en los que, a base de no practicar, a base de censura, y a base de manipulación, nos han convertido en menores de edad en cuanto a política se refiere: somos niños pequeños, y la democracia es una herramienta política para adultos. Nos viene grande.

El otro motivo es que los gobiernos locales se han cuidado mucho de poner en marcha unos auténticos sistemas de participación ciudadana. Han puesto en marcha modelos en apariencia participativos, pero que, a la hora de la verdad, no eran más que otro paripé para dotar de un disfraz de legitimidad democrática las decisiones del gobierno local de turno.

Respecto a este segundo inconveniente, poco se puede hacer. Si nos hemos equivocado al votar, el mal está hecho. Durante cuatro años más seguiremos sin oler la democracia, al menos, a nivel institucional.
Esta propuesta enumera unos requisitos para las asambleas que nos permitirían ir superando el primer inconveniente:

1. Las integrarán ciudadanos a título individual: ni asociaciones, ni partidos.
Esto es, participación ciudadana directa frente al modelo representativo que es precisamente el que está fallando.
Presuntos representantes ya hay en el Pleno. En las asambleas, ciudadanos.
Sin embargo, se esperará de los miembros de las asambleas que actúen teniendo en cuenta los intereses colectivos (de TODOS los vecinos del municipio o del barrio).

2. Los miembros de las asambleas se escogerán por sorteo entre los voluntarios que se presenten: si siempre ocupan los puestos los mismos, la participación no es ciudadana; es de los de siempre.
Mientras haya voluntarios de sobra, nadie podrá repetir presencia en una asamblea, sea la misma o distinta, sea sectorial o de barrio.
Sólo en caso de falta de voluntarios podrían repetir presencia las mismas personas, pero siempre teniendo en cuenta que los que hayan integrado menos asambleas tendrían prioridad sobre los que hayan integrado más. El sorteo resolvería los empates.

3. El número de miembros de la asamblea estará limitado: por sugerir unas cifras orientativas, entre 10 y 20 personas.
Menos aumenta el riesgo de actuaciones interesadas (es más fácil corromperse). Más, de ineficiencia.
Naturalmente, todas las sesiones serán abiertas, pero por ahora no es factible que todo el mundo sea responsable de los asuntos públicos todo el tiempo. Es algo que, al menos a día de hoy, no nos podemos permitir. Ni tenemos tiempo, ni madurez política suficiente.

4. Habrá una elevada rotación: como mucho cada 6 meses se renovarán completamente sus miembros. La participación debe alcanzar al mayor número de vecinos posible.

5. Habrá una retribución económica para los miembros de las asambleas, en reconocimiento al trabajo que estos van a realizar para la comunidad.
Esta retribución será modesta (no se entra en política para ganar dinero): se podrían asignar 200 € mensuales a cada miembro (asumiendo 10 horas semanales de servicio a la comunidad, son 5 €/hora, 4 veces menos que lo que cobra uno de nuestros actuales concejales).
Esto es, una asamblea de, por ejemplo, 15 miembros, costaría 3.000 € al mes, menos que uno de los concejales liberados. Y sacaría mucho más trabajo (150 horas semanales frente a 40).

6. Las decisiones se tomarán, siempre que sea posible -y debería serlo la gran mayoría de las veces-, por consenso, por lo que siempre deberán estar justificadas y argumentadas.
Excepcionalmente, cuando el consenso no sea alcanzable, se recurrirá a la votación por mayoría simple.

7. Todas las decisiones tomadas podrán ser revertidas por asambleas posteriores: esto es, nada de esas aberraciones antidemocráticas de contratos de 25 años con indemnización por cancelación.

8. Cada asamblea contará con los espacios necesarios en la web municipal, tanto para emitir información directamente como para interaccionar virtualmente con los vecinos. Máximas transparencia y participación.

Creo que esto es lo esencial. No está todo, pero ya me estoy extendiendo demasiado. Con esto, y con los dos textos anteriores, es más que suficiente para hacerse una idea de cómo va la cosa.

¿Qué conseguimos con unas asambleas con este funcionamiento?

- Máxima participación ciudadana.
- Máxima implicación de los vecinos a los que les ha tocado ser responsables de los asuntos públicos (participación de calidad, no como la de ahora).
- Mucha más imparcialidad y justicia a la hora de tomar las decisiones.

En definitiva, conseguimos mejores decisiones, y mucho más control ciudadano.

Además de un espacio para aprender a trabajar, y a vivir, la democracia.



Nota: este texto hay que entenderlo dentro de la propuesta de referéndum-asambleas que está desarrollada aquí:
1. Referéndum locales.
2. Asambleas de barrio y sectoriales.

lunes, julio 06, 2015

Propuesta: Asambleas de Barrio y Sectoriales


El PSOE de Ciudad Real ha incluido en su programa “presupuestos participativos, dedicando partidas presupuestarias destinadas a barrios”. Y, a no ser que esa promesa sea otra tomadura de pelo más -lo más probable-, se sobreentiende que serán los propios vecinos de cada barrio los que decidan lo que hacer con las partidas presupuestarias destinadas a sus barrios.

Y para que los vecinos puedan decidir qué hacer con el presupuesto que se les asigne, debe existir un órgano o procedimiento de toma de decisiones a nivel de barrio.

Podrían ponerse en marcha asambleas, mesas o consejos barriales con ese fin.
Personalmente no me parece una buena idea, en este momento. Tal vez en el futuro, pero no ahora.

ASAMBLEAS DE BARRIO

Mi propuesta es poner en marcha asambleas de barrio, pero no para decidir qué hacer con el presupuesto que el ayuntamiento asigne. Para eso, mejor un referéndum como el que propuse a nivel general, exactamente con los mismos requisitos, pero restringido al barrio.
Un referéndum anual para decidir qué se hace en el barrio, e igualmente, para decidir asuntos que competan al barrio no vinculados a un gasto económico, por ejemplo, la hora de cierre de bares y discotecas o el nivel de ruido admisible, asuntos estos que deben ser decididos por los vecinos que sufren los inconvenientes derivados de esas actividades, no por los vecinos que, por vivir en otras zonas, no los sufren.


Y entonces, ¿para qué las asambleas de barrio?

Sobre todo, para supervisar y controlar que el ayuntamiento cumple con la voluntad de los vecinos expresada en los referéndum, tanto en los barriales como en los generales. Y, si así se decide, también para ejecutar esa voluntad, por ejemplo, haciéndose cargo del presupuesto asignado y gestionando la realización de los proyectos elegidos.

Esto es, las asambleas de barrio serían una especie de órgano gubernativo, pero a nivel de barrio.

¿Qué requisitos tienen que cumplirse para que las asambleas barriales hagan este trabajo?

1. Deben ser soberanas en el ámbito de sus competencias, esto es, el gobierno municipal no puede tener potestad para aprobar o rechazar las decisiones y actos de estas asambleas. Tampoco para decidir quiénes pueden o no formar parte de ellas o qué modelo organizativo deben utilizar.

2. Deben contar con personal funcionario asignado dependiente de ellas mismas, exactamente el mismo personal que sería necesario de todas formas pero que en alternativamente dependería jerárquicamente del gobierno municipal.

3. Deben contar con un espacio propio permanente -y suficiente- para cubrir sus necesidades.

4. Su modelo organizativo (Estatutos), decidido por ellas mismas y no por el gobierno municipal, deberá ser aprobado en referéndum en el propio barrio.

5. Y, naturalmente, deben funcionar de forma democrática.

De esta manera, lo que se consigue con las asambleas de barrio (combinadas con el referéndum a nivel de barrio) es descentralizar un poder de decisión que, correspondiendo a los barrios, en nuestro Régimen ha sido usurpado por los gobiernos municipales; acercándolo, un poco más, a los vecinos, facilitando así el control ciudadano de los asuntos públicos.

ASAMBLEAS SECTORIALES

Siguiendo la misma filosofía de las asambleas de barrio, las asambleas sectoriales serían órganos de supervisión y control ciudadano -podrían ser también de ejecución- pero referidas a los diversos ámbitos donde se requieren actuaciones del gobierno municipal.

Por ejemplo, ”Medio Ambiente”, “Urbanismo”, “Cultura”, etc.

Sus requisitos son básicamente los mismos que los de las asambleas barriales, pero en su ámbito de competencias: asuntos generales del municipio, referidos a sus sectores correspondientes.

Las asambleas sectoriales, con el tiempo, nos permitirían sustituir a las concejalías por órganos equivalentes, pero participados por los ciudadanos (esto es, democráticos).


P.D. En tanto que ambas propuestas nos acercan a un funcionamiento democrático real, soy plenamente consciente de que nuestro gobierno local actual no está por la labor de sacarlas adelante.
En cualquier caso, ahí las dejo: si queremos democracia, este es el camino.
Y, como siempre, la cuestión es, ¿cuántos la queremos realmente?

jueves, julio 02, 2015

Propuesta: Referéndum locales


Posiblemente el referéndum es el mecanismo más básico de participación ciudadana. Pero, ¿qué condiciones se deben cumplir para que este mecanismo funcione?

1. Forma: referéndum anual con múltiples cuestiones generales.

Es lo más indicado, de entrada, en municipios, como Ciudad Real, donde hay poca o ninguna praxis de participación directa. Un referéndum anual permite a todos ir entrando, poco a poco, sin grandes exigencias, en la dinámica participativa.

Eso sí, el referéndum, bien cargado. Múltiples cuestiones, en general, por simplicidad, a responder “SI” o “NO”.

2. La fecha para celebrarlo debe ser poco antes de la elaboración de los presupuestos, puesto que las decisiones de los ciudadanos configurarían en gran medida dónde se destinarían los recursos económicos municipales.

3. El referéndum también debe poder incluir preguntas no vinculadas necesariamente a partidas presupuestarias, por ejemplo, de posicionamiento del municipio ante determinados asuntos, revocatorio de algún cargo que no esté haciendo bien su trabajo, etc.

4. Las cuestiones las podrán incluir alcaldía y concejales libremente, pero también los ciudadanos.
Para evitar un uso irresponsable, cada propuesta ciudadana debería ir respaldada por un pequeño número de firmas, 100 a lo sumo. No más, porque la cuestión no es poner trabas imposibles a una participación ciudadana, ya de por sí especialmente difícil en municipios como el nuestro.
Y por supuesto, el ayuntamiento tiene que colaborar en la recogida de firmas, habilitando puntos permanentes para ello (si es posible, también virtuales), durante tiempo suficiente (mínimo un mes).
Todas las propuestas, tanto las que han conseguido las firmas como las que están en ello, deben estar publicadas en un sitio bien accesible tanto en la web municipal como en el lugar o lugares físicos de recogida de firmas.

5. Y naturalmente, el referéndum debe ser vinculante. Lo que los ciudadanos decidan, se hace.

6. Podría ocurrir fácilmente que los vecinos validaran propuestas que requirieran de más recursos económicos de los disponibles. En tal caso, las propuestas se cubrirían por orden, de mayor a menor apoyo ciudadano (votos a favor menos votos en contra).
Así, habrá propuestas aprobadas en el referéndum que no puedan ejecutarse por falta de fondos, pero la decisión de cuales descartar la tomarían los ciudadanos en el referéndum, no los políticos (cuya misión, en democracia, no es decidir qué hacer, sino ejecutar la voluntad de los ciudadanos).

Un referéndum bajo estos requisitos daría lugar a un auténtico “presupuesto participativo”.


Ahora bien, ¿es esperable que este año los culipardos tengamos ya un presupuesto participativo?

En mi opinión, no. Ni este año, ni nunca. No con estos partidos, no con estos políticos.

El PSOE, desde luego, no lo llevaba en su programa, donde hablaba de referéndums, sí, pero “demandados, al menos, por un 5% de los votantes”. Esto es, un paripé, porque ese requisito es cuasi-incumplible, a no ser que sean los propios partidos los interesados en que salga adelante un determinado referéndum.
El trabajo que exige conseguir ese volumen de firmas hace que la utilización del referéndum sea algo, en el mejor de los casos, muy excepcional.
Nada que ver con la auténtica participación ciudadana, que idealmente debe ser continuada, permanente, y tener lugar cada día, todos los días.
El PSOE, como el PP, le tiene alergia a la participación ciudadana. Tienen que ponerlo en su programa, para fingir que son distintos... pero es pura fachada. Por dentro, lo mismo. Y de participación ciudadana, cuanta menos, mejor.

Pero bueno, veremos qué pasa. Tiempo al tiempo.