sábado, noviembre 29, 2008

Paz, razón y libros

En una emotiva escena de una serie de romanos, emitida hace unos meses en una de nuestras televisiones, salió de los labios de un soldado romano una frase que me llamó la atención. El soldado iba a participar en una campaña bélica de la cual contaba con no regresar. Al despedirse de su hijo, Priso, para no volver a verlo nunca, le dijo lo siguiente: “Lee mucho, Priso, sé un hombre de paz y razón”.
Me gustó la asociación: leer-paz-razón. El soldado no sólo asocia la razón a la lectura. También le asocia la paz.
Y tiene motivos.
Leer proporciona conocimientos, cultura, sabiduría. Todo ello abre la mente del lector a otras formas de pensar, a otras ideas, a las motivaciones de otras personas diferentes a él, lejanas en el tiempo y en el espacio, pero cercanas en las páginas de un libro. Le abre la puerta a la aceptación de la diversidad humana. Le hace tolerante.
Pero leer también es una actividad, en sí misma, pacífica. Pocas cosas muestran menos agresividad que un lector ensimismado en las páginas de un libro. La actividad de leer emana calma, tranquilidad, armonía con en entorno. Habitualmente, no se lee en una situación de tensión, o de estrés.
Leer tampoco alimenta, como otras actividades, esos instintos atávicos que llevamos arraigados los humanos en nuestro código genético (competitividad y gregarismo), que generan, en muchas ocasiones, agresividad y violencia. No veremos nunca a una banda de hooligans partidarios de Stephen King atacar, armados con navajas y cadenas, a algún seguidor de las novelas de Paul Auster. Leer puede generar discusión, pero nunca agresión.
Y finalmente, leer también proporciona oportunidades. Tal vez ese podría haber sido el sentido que el guionista de la serie quiso darle a la frase del soldado: “lee, hazte un hombre de letras, y no tendrás que ganarte la vida causando la muerte, luchando como soldado en las guerras de otros, hasta perderla a manos de otro esclavo de las armas, como tu padre”. La práctica de la lectura se convierte en capacidad, y esta en oportunidad… para aprender, de los libros, de los manuales, nuevas habilidades, nuevas destrezas, nuevos oficios. Leer proporciona más alternativas para ganarse el pan, y con ello, seguridad, tranquilidad, independencia.
Cuántas cosas se pueden encontrar entre las páginas de un libro.
Así que, por ello, me voy a permitir, desde estas líneas, hacer eco de las sabias palabras de ese ficticio soldado. Lean, y motiven a sus hijos a que lo hagan. No importa que sean libros, tebeos, cómic o manga. No importa si es en papel o en soporte digital. No importa si es un producto extranjero, como el Harry Potter de J. K. Rowling, o si escogemos la maravillosa fantasía de nuestra Laura Gallego. No importa si son Best Seller o libros de autores desconocidos. No importa si es prosa o poesía, novela o divulgación, novela negra o novela romántica, clásicos o contemporáneos. Basta, simplemente, con que se disfrute de la lectura. Y así, después de un libro, vendrá otro. Y otro. Y con ellos, todo lo que los libros traen consigo.
Lean muchos libros, sean humanos de paz y razón. Leamos muchos libros, creemos una sociedad de paz y razón.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

No veremos nunca a una banda de hooligans partidarios de Hitler atacar, armados con navajas y cadenas, a algún seguidor de los ensayos de Karl Marx.

No veremos nunca a una banda de hooligans partidarios de Mahoma atacar, armados con navajas y cadenas, a algún seguidor de Jesus.


Leer está muy bien, pero como toda actividad humana padece los mismos defectos y virtudes que sus creadores, aquí arriba te he citado tergiversando tus palabras y sustituyendo 2 buenos autores por 2 autores políticos y los 2 autores de los 2 libros mas vendidos y leidos de la historia (bueno, los escribieron sus discipulos, como a Socrates le pasó con Platon).

AltermundistaCR dijo...

Se me ha adelantado el Anónimo del comentario anterior. Es cierto que leer es la leche, pero como cualquier vehículo de divulgación puede transportar el mensaje del odio.

Es cierto que la gente que lee mucho Y VARIADO (quizás sea esta la clave) puede empaparse de esa diversidad de la que hablas.

Pero se entiende tu petición, leer nos hará libres.

Ocol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ocol dijo...

Es posible que algún neonazi (entre muchos) haya leido "Mi Lucha", es posible que algún islamista fanático haya leído "El Coran", pero posiblemente será lo único que hayan leído en su vida. Eso y todo lo más panfletos adoctrinadores. Estos individuos son seguidores fanáticos de una ideología, no lectores. No contradicen la regla general, la confirman: leer nos aleja de ser como esa gente, nos acerca a una sociedad mejor.
Leer mucho, claro, cuanto más, mejor (la variedad llegará, casi siempre, con la cantidad).

Berta dijo...

Ocol, una vez más, te felicito por tu entrada, cuyo mensaje se entiende a la perfección, sin necesidad de buscarle "los tres pies...".
Si alguna empresa nos vendiera un nuevo producto que sale al mercado que nos permite, sin desplazarnos del sofá: viajar; conocer personas de países que jamás visitaremos; forjar amistades que pueden cambiarnos la vida; reírnos; recorrer ciudades y conocer sus recovecos más interesantes; sumergirnos en historias apasionantes; llorar; enternecernos; aprender a conocernos a nosotros mismos; aprender un sinfín de materias, e infinitos etcéteras... seguro que nos partiríamos la cara por conocer la novedad, pero resulta que no lo es tal, que el producto está inventado hace siglos y lo tenemos a la mano y de forma gratuita, ¿será por esto que le damos menos importancia o tiene menos mérito? Sin duda, los libros y la actividad de leer en general es loable y maravillosa, gracias por recordármelo una vez más.

Berta dijo...

Casualmente me he encontrado en esta misma mañana, esta frase de Jacinto Benavente, que venía muy adecudada para la discusión:

"No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano".

Y la lectura es un ejercicio inigualable para la salud del corazón...

Lino dijo...

Felicitaciones de nuevo.

Un problema puede ser que hay gente que no sabe leer en el sentido de querer aplicar al pie de la letra lo que lee, o que espera encontrar soluciones a todo, cuando en realidad los libros deben servir principalmente para que uno encuentre su propio camino.

Por eso "Mi Lucha" y "El Coran" o, porque no vamos a decirlo, "La Biblia", ecuentran en mucha gente un caldo de cultivo perfecto para el fanatismo.

Deseaba dar otra visión de esta cuestión.

Saludos